Gabriel Burgués, una historia de superación y talento

El joven de Lomas de Zamora era una promesa del piano hasta que fue diagnosticado de poliartritis y tuvo que abandonar su sueño. Logró superar los obstáculos y le dio un nuevo enfoque a su carrera artística.

Gabriel Burgués, de 30 años, es oriundo de Lomas de Zamora y el Concejo Deliberante le rindió homenaje por su vasta carrera artística. A los 10 años comenzó a estudiar piano (tiene una tecnicatura), pero una artritis reumatoidea le impidió desarrollar esta actividad. Siempre “buscando la puerta abierta”, el joven supo reinventarse y se dedicó a la escritura.

“Uno siempre tiene que ver qué puertas se cierran y cuáles se pueden abrir. Hay que mantener la voluntad firme y con disciplina. Lo importante es no rendirse nunca”, contó el artista en diálogo con Info Región.

Su historia

Burgués estudió piano desde los 10 años en el Conservatorio de Música Julián Aguirre de Banfield. Luego de algún tiempo practicando su música, se vio aquejado por una artritis reumatoidea, que le afectó todo el cuerpo, pero en especial los brazos y los codos. Esta enfermedad lo obligó a dejar la institución.

La poliartritis me impidió seguir tocando el piano y tuve que abandonar la carrera. Pero como además escribo desde chico, desde los siete años, hice la carrera de composición, también en el conservatorio”, comentó Burgués.

Años más tarde, comenzó en Inglaterra un tratamiento por un medicamento biológico basado en la biotecnología, que funcionó. “Mandé obras a distintas partes del país y me llamaron de Newcastle, donde estuve hasta 2017. Tuve que volver porque el medicamento dejó de hacerme efecto y volví a dejar el piano”, apuntó.

Su sistema inmunológico desarrolló anticuerpos contra los que él se inyectaba, por lo que abandonó el tratamiento. Y cuando pensaba en continuar con la composición, la enfermedad avanzó: “La poliartritis avanzó y deje de componer porque no podía tocar el piano ni escribir a mano”, recuerda.

Reinvertarse

Una nueva puerta se abrió: “Gracias a mi papá y a un primo tengo la posibilidad de usar una máquina con micrófono que me permite, gracias a mi voz, dedicarme más a lo que es la literatura. De esta manera, escribo novelas, cuentos, poemas, libros de ensayo, de filosofía y demás”.

La semana pasada, el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora declaró de interés municipal su actividad artística y dos de sus obras: Ocasos y El espantapájaros. “Fue algo que me llenó de orgullo”, indicó.

El arte es una carrera muy difícil porque hay problemas económicos y no tiene reconocimientos como uno quisiera. No es algo de renombre como la ingeniería o la salud. El arte en general no es tan valorado. Recibí esta invitación de uno de los concejales y me puse muy contento. Fue un reconocimiento así es muy valioso, soy de Lomas de toda la vida”, señaló.  

Y concluyó: “La vida me enseñó que uno tiene que seguir haciendo cosas a pesar de los problemas que tiene. No pude tocar el piano, me dedique a componer. No pude componer, me volqué a la literatura. Las puertas que se abren son las importantes”.

El futuro

Gabriel brindará un taller literario los jueves de 15 a 17 en la Institución Cultural y Biblioteca Popular Juan María Gutiérrez ubicada en Almirante Brown 2163, Valentín Alsina.

Previo Grosi: “El objetivo es establecer un proyecto que se extienda en el tiempo”
Siguiente Ventas en supermercados cayeron 12,6%