Vive en Lanús y busca a su sobrino apropiado durante la última dictadura militar

Sara Agüero busca a su sobrino desde hace 43 años. Su hermano y su cuñada fueron secuestrados en 1977 cuando ella cursaba su tercer mes de embarazo.

Américo "Tito" Ginés Agüero y Eva del Jesús Gómez de Agüero, el día de su boda.

Hay heridas que nunca dejan de sangrar y otras que permanecen para ser selladas. Sara Agüero, una mujer de 77 años residente de Lanús, lucha incansablemente hace 43 años encontrar a su sobrino, quien fue apropiado durante la última dictadura cívico militar en Argentina. Su hermano, Américo “Tito” Ginés Agüero, y su cuñada, Eva del Jesús Gómez de Agüero, fueron secuestrados en 1977 en Almirante Brown cuando Eva cursaba su tercer mes de embarazo. Ninguno de ellos volvió a su hogar y Sara lucha por encontrar a su sobrino y “tener una parte de ellos”. 

Sin conocimiento preciso de dónde nació su sobrino, Sara cree que fue en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), utilizada como un centro clandestino de detención y exterminio y que actualmente funciona como Espacio de la Memoria. Tampoco sabe el sexo pero admite que siempre sintió que era un varón. Hace 43 años que lo busca, pero hasta hoy día su paradero es una incógnita. “Cuando veo un joven de la edad que tendría él siempre miro si se parece a Tito o a Eva”, indicó Sara, esperanzada.

En diálogo con Info Región, la mujer recordó a su hermano y a su cuñada al señalar que ambos militaban en la agrupación Evita de Lanús y que “eran unos militantes de primera, siempre comprometidos con el otro”.

Cuando tenía 34 años, en 1977, los militares secuestraron a su “hermanito” y a su cuñada que estaba embarazada de tres meses. De acuerdo a la información que logró recabar la mujer, pudo saber que Tito estuvo en el Ex Pozo de Quilmes y luego 9 meses en el Ex Pozo de Banfield. En cuanto a Eva, solo supo que fue llevada a Puente 12 y cree que cuando rompió bolsa la trasladaron a la ESMA, aunque no lo puede asegurar. 

Por otra parte, aseguró que “Tito era el militante de la familia”, pero remarcó que “cuando se los llevaron” su vida cambió y comenzó su propia militancia.

Ya 43 años después de lo ocurrido, la mujer ruega porque la vida le alcance para hallar a su sobrino que nació mientras Eva estaba secuestrada. “Cada vez que aparece un nieto me nace mucha alegría porque espero que sea él para poder decirle que lo amamos y que lo buscamos toda la vida. No me quisiera ir de esta vida sin haberlo encontrado, se lo prometí a mi vieja y ojalá que lo pueda lograr para tener con nosotros una parte de ellos”, esbozó, con voz cargada de angustia, Sara.

El juicio 

El próximo 5 de mayo la justicia federal de La Plata juzgará a 14 represores, entre ellos Miguel Etchecolatz y el médico policial Jorge Berges, imputados de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en los centros clandestinos de detención Pozo de Banfield y Pozo de Quilmes.

El proceso estará a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata. En este marco, Sara aseguró que ya fue convocada como querellante del juicio. “Yo voy a estar ahí para declarar contra los represores porque esta historia nos marcó para toda la vida. Es una historia muy triste y yo tengo toda completa la historia de ellos porque me encargue de buscar a sus compañeros sobrevivientes. Fue una generación muy pensante y muy solidaria que merece justicia”, finalizó la mujer.

Previo Una familia tipo necesitó en enero $40.373 para no ser pobre
Siguiente Desde la oposición responsabilizan a Ferraresi por la inseguridad