Habló la mamá de Sheila: “Espero que no salgan nunca más”

La mujer cargó contra los tíos de la joven de 10 años que fue asesinada en San Miguel. “Tenía la ilusión de que mi hija estuviera viva”, expresó

Tras la conmoción que generó el crimen de Sheila Ayala, la mamá de la pequeña habló con los medios y cargó contra Fabián González Rojas y Leonela Ayala, los tíos de la joven de 10 años que apareció muerta en San Miguel. “Pido justicia y que ellos no salgan nunca más de ahí adentro”, dijo este lunes Yanina, la mamá de Sheila.

“Yo tenía la ilusión, la esperanza de que mi hija estuviera viva”, sostuvo este lunes desde la puerta de su casa, en diálogo con la prensa.

El cuerpo de Sheila Alejandra Ayala, la nena de 10 años que estaba desaparecida desde el domingo 16, fue encontrado este jueves dentro de un predio en el que vivía, ubicado en el partido bonaerense de San Miguel. El cadáver estaba oculto detrás de la pared de una vivienda precaria

“Sheila iba siempre a la casa de la tía. Siempre iba a jugar con los primitos. Pero nunca pensé que la tía iba hacer eso. Ella no se puede desligar del crimen porque estoy segura también estuvo”

En cuanto a la aparición del cuerpo de Sheila en un predio donde viven los tíos de la pequeña, Yanina recordó: “Yo siempre estuve en el portón del predio y estaba segura que mi hija de ahí no había salido”. “Pero nadie me hacía caso, la Policía no me creyó”, remarcó.

En referencia al principal sospechoso, Fabián González Rojas, Yanina subrayó: “Yo siempre le tuve desconfianza al tío de Sheila”. Además, también apuntó a la actual pareja del papá de Sheila: “Quiero que la busquen porque estoy segura que tiene algo que ver”.

Por último, la mujer se quebró al recordar a su pequeña, quien se supo que fue estrangulada antes de morir. “Yo todavía tengo un dolor muy grande por dentro. Me levanto todas las mañanas temprano esperando noticias, pensando que me van a llamar para decirme que Sheila está viva”, concluyó.

Previo Detuvieron a cinco jóvenes por el robo e incendio de un comercio
Siguiente El Tallarín va por una nueva alegría