Comenzó el acampe de ATE Bonaerense

Rechazan el “presupuesto de ajuste” del gobierno encabezado por María Eugenia Vidal.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Bonaerense, junto a numerosas organizaciones sindicales y sociales, inició el acampe y movilización hacia la Legislatura provincial, donde durante toda la semana se debatirá contra el proyecto de presupuesto 2019 que presentará la gobernadora María Eugenia Vidal.

Desde ATE aseguraron que presupuesto “de ajuste” para la Provincia, en sintonía con el proyecto presentado a nivel nacional por el presidente Mauricio Macri, “intentan consolidar la desigualdad”. Junto a ATE se sumarán además los profesionales de la salud de Cicop y trabajadores judiciales de la AJB.

El proyecto contempla gastos por encima de los 800 mil millones de pesos, según consigna la Agencia Télam, y estima un recorte en toda la estructura de gastos para el 2019, aunque quedarían exceptuadas el área de Seguridad y Desarrollo Social. Entre sus puntos, la iniciativa apunta a un incremento del 20% para aumentos salariales de docentes, empleados públicos y estatales.

Para rechazar el proyecto, instalarán una carpa en la Plaza San Martín (frente a la Gobernación bonaerense y la Legislatura). Allí llevarán adelante distintos paneles y charlas para evaluar las partidas en cada área de gobierno.

El titular de ATE bonaerense, Oscar De Isasi, manifestó que “el presupuesto representa la federalización del ajuste a través de las provincias”. “Si uno ve el proyecto de ley que se votó en Diputados, uno ve que se profundiza la desinversión estatal, que se reducen sustancialmente”, consideró.

De Isasi manifestó que “se retiran fondos destinados a las provincias para pagar la deuda externa y se va achicar el monto de recursos para financiar al Estado provincial”. “No creo que haya una reforma tributaria para que el desfinanciamiento nacional sea pagado por los ricos de la provincia porque están gobernando para ellos”, estimó.

Para el referente de ATE provincial, los recursos deberían ser destinados para que las políticas sociales, educativas y sanitarias tengan mayores por porcentajes de financiamiento. “No hay dudas que va significar la desinversión en empresas del estado. Tenemos el conflicto del Rio Astillero, pero acá también está en disputa la inversión en la Comisión Provincial por la Memoria, la Defensoría del Pueblo, salud, educación y tantos otros escenarios, como los aumentos salariales”, precisó.

Previo Advierten sobre el posible cierre de 800 estaciones de servicio
Siguiente Lavandeira pidió “cubrir el gris” en torno a la infraestructura escolar