En el foro de CLACSO, Cristina apostó a un “frente social, cívico, patriótico”

La senadora pidió pensar "nuevas categorías", en el marco del "neofacismo". Y se preguntó si el Gobierno tiene "legitimidad".

La senadora Cristina Fernández de Kirchner pidió pensar una “nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo”, en el primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) en Ferro.

Aclaró, al comenzar su discurso, que “no es ninguna contra-cumbre”, teniendo en cuenta la proximidad de  la cumbre de líderes del Grupo de los 20 (G20) que se realizará en Buenos Aires entre el 30 de diciembre y el 2 de diciembre.

“Como espacio progresista, debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra sino como el espacio político, de ideas, de visión, de perspectiva económica y social que excede la categoría de izquierdas y derechas para ingresar en una nueva  categoría de pensamiento: es la de pueblo”, convocó. “Algunos (la) consideraban dirimida, pero que a la luz de las consecuencias del neoliberalismo que impacta negativamente en trabajadores, comerciales, empresarios, intelectuales, científicos, nos obliga a repensarnos como espacio político de propuesta y de incluir estas nuevas categorías de pensamiento”, apuntó.

Debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra sino como el espacio político, de ideas, de visión, de perspectiva económica y social que excede la categoría de izquierdas y derechas

Remarcó que “rocas veces en la historia se da la oportunidad de contraponer y analizar dos modelos de gobierno y de propuesta a la sociedad con tan poco espacio de tiempo”. “¿Por qué? Dentro de 20 días, el 9 de diciembre, se cumplen tres años exactos desde que el neoliberalismo se ha instalado en este país”, amplió.

Hizo hincapié en la propuesta neoliberal, en cuanto a la división. “Los seres humanos necesitamos sentirnos diferentes al otro, para ser. Sobre eso pivotea el neoliberalismo. De la igualdad que devenía en solidaridad, entre los trabajadores y los sectores que menos tenían, comienza el tema de la individualidad, de la meritocracia. Si tenés trabajo es porque te lo ganaste vos y si no tenés, es porque no tenés capacidad. Ya no es un problema del Estado sino tuyo”, cuestionó la ex presidenta.

“Se operó sobre la sociedad para romper los vínculos de solidaridad. Así operó el neoliberalismo”, lamentó, al tiempo que advirtió que “se aguanta tanto ajuste porque hay un colchón”. “Colchón que construimos nosotros, con la Asignación Universal por Hijo, las jubilaciones, porque todavía tenemos muchos trabajadores registrados ocupados”, apuntó. Comparó que “en 2001, la desocupación había superado el 20%. La mayoría de la gente en condiciones de jubilares, no podía porque no le reconocían los aportes. Hoy todo eso está. Por esto todavía hay un entramado social”.

Se operó sobre la sociedad para romper los vínculos de solidaridad

De hecho, remarcó como mérito del gobierno anterior la organización de los movimientos sociales. “Los propios movimientos sociales, que hoy tienen un grado de organización que no tenían ni de asomo. En 2001 había piquereros en las calles, hoy hay organizaciones sociales que son hijas de nuestro propio gobierno. El grado de organización, de participación también se logra a partir de conquistas que se desarrollan en esos 12 años y medio”, sentenció.

Diferenció la situación en Argentina y la de Brasil. “No hubo un contrato social de los argentinos con el neoliberalismo o neofacismo. Al contrario, durante la campaña electoral se dijo que nadie iba a perder los derechos que tenían, se dijo que se iba a cambiar lo que estaba mal y dejar lo que estaba bien. Se dijo que nadie iba a pagar Impuesto a las Ganancias, se dijo que iba a bajar la presión tributaria. Acá no se dijo que se iba a eliminar la movilidad jubilatoria o las conquistas del PAMI”, sentenció. “En Brasil se explicitó y se firmó un contrato social”, apuntó.

No hubo un contrato social de los argentinos con el neoliberalismo o neofacismo

“Hoy tenemos un gobierno legal, pero ¿hay legitimidad de políticas?”, se preguntó la senadora de Unidad Ciudadana. Se refirió a las elecciones de medio término y consideró que hubo una “mala lectura”. “El gobierno debió entenderlas como un alerta, después de dos años de gestión”, planteó.

En ese marco, señaló que “la categoría de derechas e izquierdas sirve para dividir y ser funcional al neoliberalismo”. Apostó por “acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda”.

 

Previo La harina aumentó más de un 100% en lo que va del año
Siguiente ARA San Juan: La investigación