Causa de los cuadernos: Gianfranco Macri pidió ser sobreseído

El hermano del Presidente arribó pasadas las 7 a los Tribunales de Comodoro Py, donde presentó un escrito. Es investigado por presunto pago de sobornos.

El empresario Gianfranco Macri, hermano del presidente Mauricio Macri, se retiró pasadas las 9 de los tribunales federales de Comodoro Py, donde concurrió esta mañana para prestar declaración indagatoria en una derivación de la causa por los cuadernos de la corrupción, en la que se investiga el supuesto pago de sobornos de contratistas de obras públicas.

El juez Claudio Bonadio había rechazó un pedido de prórroga presentado ayer por la defensa del empresario, con lo cual Gianfranco Macri se presentó pasadas las 7.30, rechazó los cargos, presentó un escrito y no contestó preguntas. Según revelaron fuentes judiciales, pidió ser sobreseído.

Bonadio citó a declaración indagatoria a Franco y Gianfranco Macri, padre y hermano del presidente Mauricio Macri, en la causa nacida a partir de las fotocopias de los cuadernos del ex chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno. La defensa solicitó que se postergue.

En el marco de esta misma causa, fue procesado la semana pasada el empresario Paolo Rocca, de Techint. El juez también dictó la falta de mérito para Marcelo Mindlin, de la firma Pampa Energía. En la resolución, el magistrado dispuso que Rocca quede procesado por los delitos de “asociación ilícita” y “cohecho activo” con un embargo de 4.000 millones de pesos, según la resolución oficial. Rocca quedó procesado como miembro de asociación ilícita y autor de cohecho activo.

En septiembre, Bonadio procesó con prisión preventiva a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por considerarla “jefa” de una asociación ilícita en la causa por supuestos pagos de coimas de empresarios a ex funcionarios por la obra pública durante su mandato.

La causa se inició por los cuadernos del ex chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, quien se acogió a la figura del “arrepentido”, al igual que muchos empresarios citados por la Justicia. Ante el fiscal Carlos Stornelli admitió que son de su autoría los cuadernos en los que registró los pagos a ex funcionarios por parte de empresarios y más tarde precisó que los quemó en la parrilla de su casa.

Previo El año próximo llega a juicio un femicidio que sacudió la Región
Siguiente Corte y protesta de trabajadores de Siam en el Puente Pueyrredón