El documento final del #8M

El documento leído en el cierre de la movilización en Plaza de Mayo, en el Día de la Mujer y en el marco del paro internacional.

Estamos de pie por cuarta vez, haciendo un Paro General Internacional y Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales, No Binaries, gordis e intersex de la clase trabajadora; ocupades, desocupades, precarizades, piqueteres y de la economía popular, visibilizando especialmente a las mujeres indígenas, originarias, afroargentinas y negras en pos de empezar a saldar la deuda histórica para con elles.

Este 8M paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional y porque Macri y los gobernadores ajustadores, con su violencia capitalitalista y neoliberal, pretende robarnos el trabajo, el pan, la salud y la educación. Luego de la marea verde que inundó las calles y las plazas de toda la Argentina y el mundo deen 2018, nos organizamos masiva en para exigir que finalmente el aborto sea legal, seguro y gratuito. Paramos porquelas mujeres, lesbianas, travestis, trans, no binaries, gordes e intersexs no tenemos futuro con el modelo económico de Mauricio Macri y les gobernadores ajustadores junto a las iglesias no tenemos futuro.

Paramos porque organizades decimos bien fuerte: Basta de violencia machista en todos los ámbitos, basta de trata, basta de femicidios, travesticidios, transfemicidios y crímenes de odio. Paramos porque el ajuste de Macri y les gobernadores ajustadores pauperiza nuestras vidas y el presupuesto del FMI votado por el Congreso dice que nuestras vidas valen menos que un boleto de colectivo.

Denunciamos a las direcciones de las centrales sindicales –CGT y CTAs- por darle la espalda nuestro movimiento al no llamar al paro por el 8M y exigimos una vez más un paro general efectivo por nuestras reivindicaciones.

Paramos porque todes somos trabajadoras y trabajadores; somos la clase contra la que va el capitalismo en el mundo, el neoliberalismo en nuestra región y el macrismo en nuestro país, mediante el avance de la derecha y el imperialismo en toda nuestra América Latina.

En este paro recogemos la historia de todos los paros históricos del movimiento feminista y la hacemos nuestra, porque estamos en primera fila contra las derechas reaccionarias, los planes neoliberales y la injerencia de los gobiernos imperialistas. Paramos contra la Reforma Laboral nacional o sectorial y contra la Reforma Previsional, que afectan nuestro presente y nuestro futuro, pauperizándonos y feminizando aún más la pobreza en nuestro país, profundizando la injusticia social y condenando a todes les de trabajadoras y trabajadores a una deuda ilegal, ilegitima y fraudulenta.

Hoy levantamos la fuerza ancestral colectiva de nuestra diáspora libertaria: cumb19ra obrera y constructora de las organizaciones sindicales combativas de principios de siglo del año pasado, que lideraron heroicas luchas de la clase obrera contra la patronal y el Estado.

Estamos acá porque nos precedieron las luchas protagonizadas por las resistencias de mujeres indígenas originarias sustraídas de sus territorios y la de mujeres africanas traídas por la trata esclavista y sus descendientes negras y afroargentinas; las luchas de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, por les piqueteres, por las mujeres, lesbianas, travestis, trans y personas no binaries, gordes e intersexs organizades.

Paramos, resistimos y nos movilizamos en las calles ante la avanzada de ciertos sectores neofascista en Latinoamérica y en el mundo que nos tiene bajo el foco de su ataque atentando contra nuestras vidas y nuestros derechos humanos.

Nos pronunciamos en contra de los discursos de odio que normalizan e imponen la norma del heterocispatriarcado. La biología no es destino, por eso paramos y le decimos NO al biologicismo. Nuestro movimiento no tiene dueñe: es de les trabajadoras ocupades, desocupades, precarizades, piqueteres y de la economía popular, mujeres, travas, trans, lesbianas, putas, personas en situación de prostitución, personas no binaries, bisexuales, intersex, negres, originaries, gordes, sordes, ciegues, usuaries de sillas de ruedas y otras.

Previo Para Arroyo, "la unidad es una obligación"
Siguiente “Fue durísimo lo que vivimos pero sentimos que era algo necesario"