Choferes cortaron Puente La Noria

Trabajadores de Expreso Lomas, que contempla las líneas 112, 165 y 243, se apostaron sobre la mano que se dirige a Capital Federal.

“Somos trabajadores y queremos trabajar! devuelvan el servicio a los 50.000 usuarios y terminen de una vez por todas con la incertidumbre de las 400 familias que vivimos de esto”, expresaron los trabajadores de Expreso Lomas, que comprenden las líneas 112, 165 y 243. Este viernes protagonizaron un corte en Puente La Noria.

“Nosotros estamos cortando el puente para hacernos escuchar, porque hace tres semanas que estamos parados y nadie nos da bola, ni el Ministerio de Transporte ni el de Trabajo. Hay 50 mil usuarios todos los días que quedan a pata y es una locura”, apuntó el delegado Patricio Alomo.

Decenas de trabajadores se apostaron en Puente La Noria, en la mano que se dirige a Capital Federal. Desde hace tiempo realizan denuncias de vaciamiento en la empresa.

Los trabajadores afirman que la solución al conflicto “está en manos del Ministerio de Transporte”, que es responsable de determinar qué empresa será la responsable de tomar el mando de Expreso Lomas. Actualmente hay dos empresas en disputa: Grupo DOTA y MegaCar.

Alomo sostuvo que en este momento “los dueños (de la resolución del conflicto) son los (funcionarios) de Transporte”. “Ellos tienen que determinar que va a suceder. Si estos dos grupos se siguen peleando para ver quién se queda, que los corra y ponga a otra empresa, pero esa es una decisión que tiene que tomar transporte”, reclamó.

Los choferes de la línea ya acumularon tres semanas sin funcionamiento del servicio de las tres líneas (112, 165 y 243) porque no tienen unidades para circular. “No tenemos los sueldos y estos son problemas ajenos a los trabajadores, es un problema empresarial, se están peleando entre ellos y nosotros y los pasajeros en el medio, es una locura”, remarcó.

El conflicto

A comienzos de 2018, la falta de combustible derivó en un conflicto que se extendió en el tiempo y dejó a usuarios sin el servicio durante varias semanas. Los choferes dieron comienzo a un paro por falta de insumos y unidades en condiciones de transportar pasajeros, además de conflictos con los salarios.

Denuncia de vaciamiento e intervención judicial de por medio, finalizó, temporalmente, el conflicto en abril de ese año.

Finalmente retomaron las medidas hace tres semanas porque el conflicto se agravó y según el delegado Patricio Alomo, llegaron a estar funcionando con “sólo 22 unidades”. “Tuvimos que parar la empresa porque ya no se podía seguir”, admitió.

Previo El dólar cerró la semana cerca de los $45
Siguiente San Albano buscará extender el buen momento en casa