Massa pidió “un diálogo real, amplio e inclusivo” al Gobierno

Así lo reclamo en la respuesta que le envió al presidente Mauricio Macri tras su convocatoria.

El jefe del Frente Renovador y precandidato a presidente por Alternativa Federal, Sergio Massa, pidió este miércoles al Gobierno “una agenda de reuniones clara” y “un programa de transición” para los próximos meses, antes de las elecciones, en respuesta al acuerdo propuesto por el presidente Mauricio Macri en torno a diez puntos.

En la carta, Massa también subrayó que el acuerdo “debería estar centrado en medidas inmediatas y urgentes para resolver la grave situación económica y social de la mayoría de los argentinos” y volvió a reclamar “un claro llamado – a los dirigentes más representativos – a dialogar y debatir seriamente”.

“Nuestra posición es incompatible con el marketing electoral y con la falta de respeto a la oposición democrática”, enfatizó.

La respuesta de Massa a Macri

Señor Presidente de la Nación

Ing. Mauricio Macri

PRESENTE

He recibido su carta del 6 de mayo de 2019 en la que me plantea cuestiones de suma importancia para la vida institucional y política de la Argentina. Comparto con usted que, en muchos momentos, los acuerdos han servido para avanzar, ampliar derechos y fortalecer nuestra democracia.

Sin embargo, creo que la grave y profunda crisis que estamos atravesando, no es solo fruto de la ausencia de consensos: Hoy usted cumple 1.245 días como Presidente y la realidad pone en evidencia que ha elegido un mal camino y que sus decisiones y políticas no resolvieron los problemas de los argentinos.

Sería un gran mensaje para la sociedad, Señor Presidente, que su mensaje incluyera alguna autocrítica. Aprendí que asumir errores nos mejora como dirigentes y como personas.

El escrito que me ha enviado enumera los diez puntos que filtraron a la prensa la semana pasada. Y, como expliqué el viernes en conferencia de prensa y el domingo en el texto que publiqué, es un decálogo de buenas intenciones. Pero la Argentina necesita, además, soluciones urgentes.

Usted pone el foco en el proceso electoral, pero este acuerdo debería estar centrado en medidas inmediatas y urgentes para resolver la grave situación económica y social de la mayoría de los argentinos. Es absolutamente mandatorio incluir temas como el aumento de la pobreza y la desigualdad, la falta de empleos y salarios de calidad, el profundo cambio que necesita nuestro sistema educativo, la grave situación de los jubilados, la emergencia de las Pymes y de todo el tejido industrial, entre otros. Ninguno de ellos puede faltar en la discusión de un acuerdo económico y social. El mercado necesita señales, pero los argentinos necesitan respuestas de manera inmediata.

El diálogo, que le propuse el 2 de abril y que usted menciona en su carta formal, debe poner foco en el camino que recorreremos juntos hasta las elecciones, pero también debe ser aprovechado para construir acuerdos de largo plazo para nuestro querido país.

La Argentina está mal y los hombres y mujeres de trabajo pueden estar aún peor si su gobierno no corrige políticas económicas y decisiones que afectan a la vida cotidiana. Tenemos la obligación de llegar al proceso electoral sin una situación de parálisis económica y crisis productiva. Y que nuestra gente pueda con su voto decidir, sin miedos, un nuevo rumbo.

Usted pide mi opinión sobre estos diez puntos. Pero no convoca a ningún encuentro. Me hubiera gustado, Señor Presidente, un claro llamado – a los dirigentes más representativos – a dialogar y debatir seriamente. Nuestra posición es incompatible con el marketing electoral y con la falta de respeto a la oposición democrática.

Nuestra república necesita que lleguemos a un compromiso que fije el rumbo de los próximos cinco meses, necesita que acordemos un programa de transición que nos ayude a salir de esta profunda y grave crisis en la que estamos inmersos. Esto, usted lo sabe bien, solo será posible con una agenda de reuniones clara —con fechas y plazos— en la que participen todos los dirigentes políticos, sin exclusiones, y los líderes sociales, económicos y sindicales. Su responsabilidad, Señor Presidente, es convocar a un diálogo real, amplio e inclusivo, un debate con garantías de transparencia, participación igualitaria y carácter abierto. Estamos preparados. La duda es si el Gobierno también lo está, o si solo pretende entretener con consignas electorales.

A la espera de esta convocatoria, que resulta urgente e impostergable, me reuniré con representantes del resto de las fuerzas políticas, sindicatos, organizaciones sociales y organizaciones empresarias con el fin de concertar una respuesta conjunta a su carta y definir una agenda consensuada que sea mayoritaria en la sociedad y en el Congreso.

Pongo a disposición el texto “10 compromisos para la transformación de Argentina”, publicado el 2 de abril, y a nuestros equipos técnicos para debatir con el equipo de gobierno leyes y soluciones concretas para salir de este momento y construir futuro.

Saluda a Usted respetuosamente.

Previo Trump respaldó las “reformas estructurales” de Macri
Siguiente El reclamo por el Boleto Estudiantil Terciario llega a la Plaza Grigera