Quién era Roberto, el barrendero que murió por el tiroteo

"Era un excelente trabajador y humilde", recuerda Marcelo, el hermano del barrendero asesinado en un colectivo de la línea 100.

Juan Roberto Bonifacio era personal esencial y desde el primer día de aislamiento, salió a la calle para cumplir con su trabajo. Este lunes, la muerte lo alcanzó en un tiroteo entre un policía y delincuentes que subieron al colectivo en el que viajaba. “No le hizo daño a nadie”, asegura Marcelo, su hermano.

El dramático episodio se registró el lunes por la noche, cuando dos delincuentes subieron a una unidad de la línea de colectivos 100, que Roberto utilizaba ocasionalmente para ir y volver del trabajo, con fines de robo. Un policía, que también formaba parte del pasaje, intentó frustrarlo y se registró un tiroteo.

Bonifacio recibió un balazo en la espalda, pero no se dio cuenta hasta que le pidió a otro pasajero que lo revisara. Inmediatamente, lo llevaron al Hospital Argerich, donde falleció mientras era operado. Es que el disparo que ingresó por la parte posterior del cuerpo y afectó varios órganos.

Marcelo, su hermano, se enteró de los sucedido y no pudo siquiera despedirse ya que se encuentra en Salta. “Él no le hizo daño a nadie”, lamentó en un breve diálogo con Info Región. Lo describió como “un excelente trabajador y humilde”.

Roberto tenía 43 años y vivía en Sarandí, partido de Avellaneda. Estaba casado con Graciela, con quien tuvo dos hijos, Milagros y Juan. Habitualmente viajaba en su moto, pero las malas condiciones climáticas lo hicieron optar por el transporte público, que podía utilizar por ser personal esencial. Era barrendero de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

No hay detenidos. Interviene en la causa, caratulada como “doble homicidio en ocasión de robo, disparo de arma y lesiones”, el fiscal Martín López Ferrando, a cargo de la Fiscalía Criminal y Correccional N°12. En el tiroteo, murió el policía Esteban Nicolás Lagos y otro pasajero resultó herido en uno de sus pies.