Mientras se aguarde el pico de temperatura, casi 50.000 usuarios no tienen suministro eléctrico


Un total de 41.468 usuarios deEdesur y Edenor se encontraban a las 14 sin suministro de energía eléctrica en diferentes barrios de la ciudad de Buenos Aires y localidades del conurbano bonaerense, aunque en zona norte hubo por la mañana una caída que afectó a 150 mil clientes.

Pasadas las 13 y mientras las temperaturas llegaban a los 40°, la distribuidora Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) informó que se alcanzó un nuevo récord de consumo al superar los 27.550 de ayer cuando la demanda al Sistema Argentino de Interconexión (SADI) alcanzaba los 27.944 MW, lo que se convierte en un nuevo récord de consumo en todo el país.

Según el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), a las 14 unos 36.659 usuarios del área de concesión de Edesur permanecían sin luz en los varios barrios porteños y municipios del conurbano sur como Avellaneda, Lanús, Presidente Perón, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora, por interrupciones en el servicio de media o baja tensión.

En el caso del área de Edenor, los usuarios sin suministro eléctrico llegaban a 4.809 en los partidos bonaerenses de Tres de Febrero, La Matanza, Merlo, Tigre, Hurlingham, Moreno, Escobar y Pilar, entre otros.

Sin embargo, la empresa confirmó que a primera hora de esta mañana se registró un inconveniente en la subestación Edison, que afectó el servicio de 150.000 clientes, y hace poco más de una hora pudo ser restablecido. Ese apagón masivo afectó incluso a tres ramales de la línea Mitre.

El corte de Edenor fue el segundo de la semana y a primera hora de la mañana afectó a San Isidro, Vicente López y Olivos, en el Conurbano, y Palermo y Belgrano en CABA.

Fuentes de la empresa aseguraron que el servicio comenzó a normalizarse desde las 9.15. El corte, que alcanzó antes de las 9 a unos 150 mil usuarios, tuvo lugar luego de que ocurriera una descarga en un transformador de la subestación Edison de Edenor que la sacó de servicio. La caída fuerte de la demanda, producida a las 8.15 de la mañana con 28,9 °C, arrastró a su vez máquinas generadoras de Central Puerto.

En tanto, el Gobierno informó que el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, continuaba con “el monitoreo de la ola de calor junto a la mesa interministerial del Sinagir (Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres), donde se reunirán nuevamente al mediodía”.

En el marco de la ola de calor, cuyo pico de temperatura se estima que se alcanzará hoy, el Gobierno nacional pidió a las industrias reducir la demanda de energía entre las 13 y las 16, de modo de tratar de evitar la saturación del sistema eléctrico y los cortes de energía.

El pedido se realizó a una decena de cámaras empresarias cuyas fábricas y plantas son las que tienen más demanda de energía y que están emplazadas, principalmente, en la zona sur y norte del Gran Buenos Aires.

En paralelo, como un “gesto” hacia la actividad privada, el Gobierno nacional decidió que ayer jueves y este viernes a partir de las 12 los empleados de la administración pública nacional trabajasen por teletrabajo, como ya ocurrió en la primera parte de la pandemia por coronavirus, desde el 20 de marzo del 2020. A la medida también adhirió la administración pública bonaerense.

Los informes meteorológicos indican que el fenómeno climático continuará al menos hasta mañana sábado, lo que hace suponer un aumento de la demanda de energía eléctrica en todo el país y en particular en el Área Metropolitana de Buenos Aires.