Denuncian vulneración de derechos de una enfermera en el hospital Fiorito

ATE y Cicop advierten que fue suspendida (con pérdida salarial) de forma "arbitraria".

Hospital Dr. Pedro Fiorito

Organizaciones gremiales denuncian la “vulneración de los derechos laborales” de una enfermera del hospital Pedro Fiorito de Avellaneda. Tanto la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) como la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) aseguran que fue suspendida, medida que repercutió en el salario, de forma “arbitraria”.

Cicop y ATE dieron a conocer este miércoles su posición, a través de un comunicado de prensa conjunto. El texto advierte que la trabajadora se negó a cambiar de servicio debido a una afección de columna y las autoridades ignoraron el descargo, que cuenta con documentación respaldatoria. “Repudiamos estas sanciones que golpean el bolsillo de trabajadores y trabajadoras que han dado lo mejor de sí en el peor momento de la pandemia”, señalaron los gremios. 

La enfermera fue suspendida por cinco días, con la consecuente pérdida salarial, debido a que se negó a la modificación porque ese “cambio de tareas” la exponía a la “vulneración de derechos laborales” en función de la afección en la columna que padece. La documentación respaldatoria fue presentada con el descargo, que dejaba constancia de la dolencia.

Corresponde destacar que la compañera en cuestión no presenta una sola nota en su contra, tiene un legajo impecable y cuenta con solidaridad y el apoyo escrito del equipo de guardia de nuestro Hospital”, advierten los gremios, que también dan cuenta que en los últimos cinco años, esta profesional recibió el premio a la asistencia perfecta y le puso el cuerpo a lo peor de la pandemia en el Shock Room, un área crítica.

En ese sentido, Cicop y ATE advierten que “es inadmisible que nada de lo expuesto ni el descargo presentado por la compañera, ni la documentación respaldatoria, ni los antecedentes y la reputación de la compañera en el hospital, ni la nota firmada por casi la totalidad de los compañeros y compañeras de guardia fue suficiente para persuadir a la Dirección de modificar una sanción a las claras injusta y arbitraria”.