La semana próxima se hará una inspección ocular en el ex Pozo de Banfield

Esta actividad se enmarca en el Juicio Brigadas. Ya se realizó una en El Infierno de Avellaneda.

El Juicio Brigadas continuará la semana próxima con la inspección ocular en el ex Pozo de Banfield, uno de los centros clandestinos de detención y exterminio que funcionaron en la zona sur del Conurbano durante la dictadura. Ya se realizó en El Infierno de Avellaneda (Brigada de Investigaciones de Lanús).

El Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata encabezará el martes, desde las 8.30, la inspección del lugar ubicado en las calles Siciliano y Vernet de Lomas de Zamora.

Pozo de Banfield

El ex Pozo de Banfield, hoy sitio de memoria, estuvo activo desde octubre de 1974 y noviembre de 1978, bajo la órbita de la Brigada de Investigaciones de Banfield y de las 253 personas que fueron allí torturadas, 97 permanecen desaparecidas y al menos 16 son mujeres que dieron a luz en la maternidad clandestina que funcionó en el lugar entre septiembre de 1976 y diciembre de 1977.

Según los datos de Madres y familiares de uruguayos detenidos-desaparecidos y las investigaciones realizadas hasta el momento, se pudo determinar que en este centro clandestino fueron alojados ilegalmente al menos 24 personas de esa nacionalidad en el contexto de la aplicación del Plan Cóndor, la coordinación represiva que desarrollaron las dictaduras del cono sur durante los años ’70.

A fines de 1978, el “Pozo de Banfield fue desmantelado como centro clandestino y pasó a utilizarse como lugar de detención de personas acusadas de cometer delitos comunes.

El 30 de agosto de 2006, a través del decreto 2.204/06 se desafectó el uso del inmueble a favor de la Secretaría de Derechos Humanos para establecer en ese lugar un espacio para la memoria.

El juicio

El juicio comenzó el 27 de octubre de 2020. El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata juzga a represores por cerca de 500 delitos de lesa humanidad cometidos en los centros clandestinos de tortura, detención y extermino conocidos como el Pozo de Banfield, el de Quilmes y El Infierno de Avellaneda. Ya se realizaron 86 audiencias y se escucharon testimonios de sobrevivientes, familiares de víctimas que aún continúan desaparecidas, adultos que fueron niños apropiados y testigos que aportaron información de contexto, entre otras cosas.

La inspección en El Infierno se concretó en febrero de este año y contó con la participación de sobrevivientes y representantes de la subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires y referentes de Abuelas de Plaza de Mayo.

El Infierno de Avellaneda fue un centro de detención que funcionó en el lugar que por entonces era la Brigada de Investigaciones de Lanús, dependiente de la Dirección General de Investigaciones que dirigía el genocida Miguel Etchecolatz y funcionaba bajo la órbita del entonces jefe de la Policía bonaerense, Ramón Camps. Se ubica en 12 de Octubre 234.

El Pozo de Banfield, espacio de la Memoria

El 16 de septiembre de 2010, el Pozo de Banfield fue declarado Centro para la Memoria, la Verdad y la Justicia, en el marco de un acto que contó con la presencia de la entonces secretaria de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Sara Derotier de Cobacho, quien murió dos años después. Esta señalización, a partir de pilotes emplazados en el frente del edificio de Vernet y Siciliano, se registraba cuatro años después del inicio del trámite del Ministerio de Seguridad para que pasara a la órbita de Derechos Humanos.

Tras un pedido de informe a la Justicia, por parte del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora, se habilitó una parte para que funcione el Espacio para la Memoria. Se trataba de dos oficinas, que recién en marzo de 2019 fueron abiertas  a la comunidad.

pozo1200e