Correpi advierte que el Gobierno “legaliza los asesinatos de la Policía”

La organización lo enfatizó luego de los cambios que el gobierno dispuso en la reglamentación del uso de armas de fuego de las fuerzas federales.

La Coordinadora contra la Represión Policial (Correpi) advirtió que con los cambios en la reglamentación de uso de armas de fuego para los efectivos policiales “se está haciendo legal la ‘Doctrina (Luis) Chocobar'”, en alusión al agente que disparó por la espalda y mató a un delincuente en diciembre de 2017.

“Esta medida nueva la habían anunciado con la excusa de que era para el G20 pero lo cierto es que la única intención era seguir avanzando con las medidas represivas en el país. Están haciendo legal la Doctrina Chocobar, después de todo un año festejando los asesinatos de la policía ahora los están legalizando”, enfatizaron a Info Región.

Es que, según la publicación 956/2018 en el Boletín Oficial, el Gobierno oficializó un nuevo reglamento para el uso de armas de fuego de la fuerza. Con estas modificaciones, se establece que los agentes federales podrán usar armas de fuego “cuando resulten ineficaces otros medios no violentos en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves”.

También “para impedir la comisión de un delito particularmente grave que presente peligro para la vida o la integridad física de las personas, para proceder a la detención de quien represente ese peligro inminente y oponga resistencia a la autoridad, para impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente y hasta lograr su detención”. “Es muy grave porque ahora tienen la posibilidad de abrir fuego sin necesidad de enfrentamiento ni que la otra persona está armada porque la misma ley señala que si el efectivo supuso que el otro lo estaba ya es suficiente”, advirtieron desde Correpi.

El Gobierno advierte que “la actividad policial requiere actualizar los criterios de acción vigentes en las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales, atento a la particularidad y gravedad de los delitos en los que tienen que actuar en defensa de los intereses de los ciudadanos, en consonancia con las normas supra legales que prohíben la tortura, los tratos crueles o denigrantes o ultrajes a la dignidad personal” y “resulta necesario implementar acciones que tiendan a sostener la protección de la vida y la integridad física de la ciudadanía en su conjunto y de los miembros de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales, cuando se encuentren en una situación de peligro inminente, como así también velar por la protección de los derechos fundamentales de todas las personas”.

“Con el fin de dotar a las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales de la normativa actualizada para ejercer debidamente sus funciones, resulta menester el dictado de una resolución que legisle de manera uniforme el empleo de las armas”, advierte. En el anexo, aclara que se hará uso de las armas de fuego cuando resulten
ineficaces otros medios no violentos, en los siguientes casos: En defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves; Para impedir la comisión de un delito particularmente grave, que presente peligro inminente para la vida o la integridad física de las personas; Para proceder a la detención de quien represente ese peligro inminente y oponga resistencia a la autoridad; Para impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente, y hasta lograr su detención.

La medida entra en vigencia hoy y tendrá jurisdicción para la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria.

“Legalizar” el asesinato

En la resolución se  aclara que los efectivos “deberán identificarse como tales intimando de viva voz a cesar la actividad ilícita. Se exceptúa de este requisito en aquellas situaciones donde dicha acción pueda suponer un riesgo de muerte o de lesiones graves a otras personas, cuando se pusiera indebidamente en peligro sus propias vidas o su integridad física, o cuando resultare ello evidentemente inadecuado o inútil, dadas las circunstancias del caso“.

Desde Correpi cuestionaron que “incluso en Estados Unidos los efectivos están obligados a dar la voz de alto, pero que acá ahora ya ni siquiera eso”. “Todo queda en función de la justificación que dé el policía sobre su accionar”, aseveraron.

“Esto es muy grave, sobre todo porque sabemos cómo se manejan. Es peligroso porque están derogando las mínimas medidas para evitar que la policía asesine personas en la calle. Antes no eran suficientes pero eran algo y nos permitía a nosotros denunciar el gatillo fácil“, manifestaron.

Cambios en el uso de armas de fuego para las fuerzas federales by Info Región on Scribd

Previo Movilización de familiares de Maxi Seppia
Siguiente El Concejo de Echeverría aprobó el Presupuesto 2019