Lanús: el desafío del peronismo es la unidad para volver a gobernar


A pesar de las dificultades, el peronismo de Lanús aún guarda la esperanza de alcanzar una fórmula de unidad entre grupos que hoy militan en diferentes fuerzas políticas, y lo hacen con una convicción tal vez mayor que en otros distritos, porque saben que allí sinceramente ponen en juego la posibilidad de recuperar el poder local.

Sin embargo, ese anhelo no alcanza aún para dejar de lado las aspiraciones personales de cada precandidato o sector, que se expresan por la sucesión de candidaturas que se han lanzado tanto dentro del peronismo como en el Frente Renovador y en Alternativa Federal.

Dos figuras con historia dentro del kirchnerismo, en principio, ya anunciaron su voluntad de ser: el concejal Edgardo Depetri y Julián Alvarez.

Depetri fue diputado nacional a partir de 2010, cuando asumió en reemplazo del fallecido expresidente Néstor Kirchner, a quien conocía de Santa Cruz. Allí habían coincidido, uno gobernador y el otro dirigente de ATE por su trabajo en la mina Río Turbio, adonde llegó como técnico en minería. Desde entonces construyó un vínculo muy fuerte con la familia Kirchner, su principal sostén en esta disputa territorial.

Por su parte, Alvarez tuvo un rol destacado en la última presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, cuando ejerció como secretario de Justicia de la Nación, cargo que asumió en 2010 con apenas 29 años. En 2015 ya disputó la intendencia de Lanús, con el apoyo de La Cámpora, pero cayó derrotado ante el actual jefe comunal, Darío Grindetti, del PRO.

Con el lanzamiento formal de Depetri a comienzos de mayo, se esperaba una definición por parte de Alvarez, que finalmente anunció esta semana su pretensión de volver a competir por la intendencia local. Así las cosas, y a pesar de que los corrillos afirman que en esta vuelta es el ex dirigente gremial el que lleva las de ganar en cuanto a respaldo político provincial para su proyecto, la candidatura debería disputarse en una PASO, siempre costosas y complejas para cualquier estructura local.

La posibilidad de la unidad

“Hay tiempo para que se alcance una candidatura de consenso”, afirman en el entorno de uno de los precandidatos, aunque con la mirada puesta en que se baje el adversario.

La tercera opción, que sería la candidatura del exjefe comunal Darío Díaz Pérez, por ahora es solo especulación. Si bien el nivel de conocimiento y la experiencia le permitirían salir a jugar con una lista propia encabezada por él, por ahora el senador provincial está comprometido con la construcción de una unidad que le permita al peronismo recuperar la intendencia.

Y si bien hay otros precandidatos anunciados, como Agustín Balladares del Movimiento Evita, Julián Ojeda, y Verónica Dell Anna, lo cierto es que la discusión por la candidatura principal parece estar reducida a los dos pesos pesados ya lanzados.

De todos modos, cuando hablan de unidad en el peronismo, no están hablando exclusivamente de la posibilidad de eludir las PASO a nivel local, sino de integrar una única oferta electoral peronista que incluya el Frente Renovador y a Alternativa Federal, algo que por ahora depende más de las decisiones nacionales que de las locales.

Russo otra vez

En el massismo, parece ordenarse la relación entre José Luis Pallares y Nicolás Russo, lo que al menos aporta orden al interior de esa fuerza política. El senador provincial encamina toda su estrategia a conseguir la reelección como legislador provincial ya que vence su mandato en diciembre, mientras que el presidente del Club Lanús buscará nuevamente la intendencia local, que, según afirmó públicamente, se la ofreció el propio Sergio Massa.

Otra porción del peronismo es la congregada en Alternativa Federal, que al no contar con una candidatura a gobernador fuerte y con incertidumbre respecto de la nacional, tiene una relevancia mucho menor a la que históricamente tuvo en el distrito de Manuel Qindimil. Allí, Omar Lopez parece encaminado a disputar una candidatura.

Mientras tanto, en el oficialismo las preocupaciones no son las candidaturas. Mucho más tranquilo que el propio presidente Macri, Grindetti camina sin obstáculos rumbo a su candidatura con el respaldo cerrado del mandatario nacional y de la gobernadora María Eugenia Vidal, con la esperanza de que su municipio vuelva a ser una isla amarilla en el medio de este amplio mar azul que es el sur del conurbano.

Previo Vecinos se reunirán con autoridades y concejales por la instalación de la antena
Siguiente "Sensaciones agridulces" en Lomas Athletic, tras la caída ante Los Tilos