En Talleres, Trejo busca una nueva oportunidad

El ex Independiente y Quilmes, entre otros, está a un paso de vestir la camiseta del conjunto de Remedios de Escalada. Además, Luciano Vargas es el segundo refuerzo para Adrián Czornomaz.

Talleres de Remedios de Escalada se continúa moviendo en el mercado de pases y apuesta a estructurar un plantel para pelear el campeonato en la Primera B. Uno de los apuntados por la dirigencia y el cuerpo técnico es Juan Manuel Trejo, jugador surgido de Independiente, que tuvo un paso por Quilmes y estuvo alejado de las canchas con una particular historia de vida que lo llevó a trabajar en Uber para ser sostén de su familia.

En paralelo, luego de la llegada de Cristian Godoy, el entrenador Adrián Czornomaz recibió la grata noticia de la firma del contrato por parte de Luciano Vargas, quien llega de Fénix y formado en Estudiantes de La Plata. Sería otra pieza para la zaga central de la defensa.

Una nueva chance

El caso de Trejo salió a la luz hace unos meses por transitar un presente inesperado en lo que respecta a la vida de un futbolista profesional. Es que el mediocampista tuvo que salir a buscar el sueldo fuera de la cancha al ser chofer Uber.

Alejado casi dos años de la actividad con la pelota, ahora Talleres de Remedios de Escalada le abre sus puertas para revivir su carrera, en tanto que como contrapartida apuestan a que el ex Rojo los ayude a conseguir sus metas.

El entrenador confirmó a Info Región las negociaciones avanzadas con el jugador que, esperan, trabaje el 24 de junio a la par del plantel en la vuelta a los entrenamientos.

Llegó el segundo

Vargas, de 25 años, es un defensor que llega desde Fénix, escenario que compartió con el actual entrenador del Tallarín. En la última temporada disputó 19 partidos, 17 como titular, y recibió dos expulsiones.

En sus pergaminos, además de su último paso, salió de la cantera del Pincha platense y vistió la camiseta de Rivadavia de Lincoln, en el Federal B.

Previo Los Andes sufrió las primeras bajas para la nueva temporada
Siguiente Pequeñas delicias de la vida conyugal