Más de mil personas participaron del evento del ISFD 18 de Banfield

Se llevó a cabo el viernes en Rafael Calzada. Más de 40 instituciones a la que asisten personas con discapacidad se sumaron al Torneo Atlético Recreativo.

“Vengan todas las aves, con ese canto especial”, era el llamado y aparecieron ellos, estudiantes del profesorado de Educación Física del Instituto de Formación Docente 18 de Banfield, con plumas de papel y bailando a un ritmo que convocaba a moverse. Ésta fue una de las tantas actividades que realizaron ayer en el Torneo Atlético Recreativo.

La edición 22 del evento se realizó el viernes en el campo de deportes del colegio Regina Apostolorum de Rafael Calzada y participaron 1150 alumnos de 42 instituciones de la Región; entre ellas, escuelas especiales de gestión privada y pública, centros de día y de formación laboral.

Federico Suppan, uno de los representantes del ISFD de Banfield, explicó que las pruebas del torneo se adaptan para todos, ya que participan chicos y chicas con distintas discapacidades (deficiencia mental leve, moderada y severa; ciegos; patología de sordera; personas con autismo, TEA; y discapacidad motriz”. “En el torneo ganan todos, porque las pruebas son recreativas”, aclaró.

El evento gira en torno a una temática y en esta ocasión fueron los animales. Es por esto que las aves, con plumas de papel y vuelo fugaz, sorprendieron a los presentes en una de las tantas coreografías armadas por estudiantes y docentes. Eso sí, también aparecieron conejos, abejas y hasta lobos.

Y como la temática tenía que ver con el reino animal, las pruebas también fueron en ese sentido. ¿Cuáles fueron las propuestas? Carreras de 50 metros, cerrera de salto y lanzamiento; también prepararon un juego en el que los chicos y chicas debían alimentar al león (con pelotitas) o llevar los huevos de la mamá avestruz esquivando objetos. “Estaban a 10 ó 5 metros, dependiendo de la patología del chico”, aclaró Suppan.

Sin lugar a dudas, hubo muchísimo trabajo y los asistentes pasaron un día a puro deporte y diversión. A juzgar por las sonrisas y los premios que recibieron todos (no hubo ganadores ni perdedores), puede considerarse que el Torneo Atlético Recreativo fue todo un éxito y tanto profes como alumnos terminaron agotados.

¿Cómo surge la idea?

“El ISFD cuenta con una materia para los alumnos de cuarto año Trayecto Formativo opcional Inclusión y les explicamos cómo trabajar con personas con discapacidad. Tenemos parte deportiva y en la parte escolar se trabaja en el área específica de las escuelas especiales o se trabaja con escuelas convencionales que tiene alumnos integrados. Se trabaja para incluir a esas personas. Durante todo el año, al margen de todas esas cuestiones prácticas- teóricas, los chicos de cuarto año tienen un trabajo práctico que es el torneo”, explicó Suppan a Info Región.

Y amplió: “Durante todo el año tienen que organizar las pruebas, materiales, decoración y con la ayuda de los chicos de primero, segundo, y tercer año del Profesorado de Educación Física, más las carrera de Educación Inicial y Primaria, organizan el torneo para que vengan más escuelas especiales, a participar en forma recreativa del torneo”. El proyecto arranca cuando comienza el ciclo lectivo y se concreta en septiembre, con la llegada de la Primavera. “El trasfondo es que trabajen e grupo, que socialicen”, apuntó Suppan. “Hacemos un trabajo en conjunto inclusivo dentro del instituto e inclusivo para todas las escuelas especiales, al ser recreativo pueden participar personas de 8 a 20 años”, concluyó.

Previo Se terminó el sueño: Pucará cayó en las semifinales
Siguiente Entrepalabras en el Ensamble