Una mirada


Una sociedad que desvirtuó el psicoanálisis, devaluó la democracia y sobre la que se desató una hecatombe proteica es una sociedad que descendió hacia los abismo de la lumpenización.

Es una sociedad sin subjetividad posible, donde no podemos reconocernos ni frente al espejo ni ante la otredad, sino que encontramos identidad en la mansedumbre bovina de la manada.

Una sociedad sin ley y sin mañana.
¿Cómo puede arreglarse?

No lo sé, pero -tal vez- en la mirada de la madre de Pablo esté el inicio de una las respuestas posibles.