Tiene 43 años y por la crisis se convirtió en repartidor: le robaron la moto

Sebastián Rodríguez es un vecino de El Jagüel que sufrió el robo del rodado que utiliza para trabajar. Le dispararon pero ninguno de los proyectiles lo alcanzó.

“Salimos a ganarnos el mango dignamente y no sabemos si vamos a poder volver a nuestras casas a salvo”, asegura Sebastián Rodríguez, un vecino de El Jagüel que a sus 43 años se sumó a los grupos de repartidores que se multiplican en las calles de las grandes ciudades y la Región. Hace poco más de dos semanas sufrió un robo que lo marcó para siempre.

Hace un mes decidió unirse a la aplicación de “Pedidos Ya” para realizar repartos, como alternativa laboral durante la cuarentena. En el corto período que lleva Sebastián como repartidor fue asaltado a mano armada. Le dispararon pero ninguno de los proyectiles lo alcanzó. “Por suerte”, apunta el hombre en la charla con Info Región.

“Yo sufrí el robo de mi motovehículo el 17 de junio y me dispararon dos tiros. Gracias a Dios lo cuento, pero uno después de eso ya no es el mismo. Pude armar una moto para salir a trabajar de nuevo, pero uno ya sale con la incertidumbre de no saber qué le puede pasar, aparte de que nos exponemos en la pandemia para prestar un servicio, no sabemos si nos van a robar en el camino, todos los días pasan estas cosas”, relató indignado el vecino de Echeverría. 

Sebastián hizo la denuncia pero su moto no apareció. “La Policía sabe donde pasan los robos, porque todas las denuncias son siempre en zonas similares de Monte Grande, Luis Guillón y El Jagüel. Necesitamos que alguien tome cartas en el asunto y que nos permitan poder salir a trabajar tranquilos, porque nosotros salimos a ganarnos el mango dignamente y no sabemos si vamos a poder volver a nuestras casas a salvo”, asegura. 

Desde el Municipio de Esteban Echeverría no hubo respuestas ante la consulta de este medio por el reclamo de este vecino y de tantos otros que a diario se encuentran en la calle para facilitar el acceso de distintos insumos a la comunidad. La inseguridad los golpea de lleno porque están en la calle llevan una caja en la bici o la moto y camperas que los identifican.

En Lomas de Zamora, de hecho, se manifestaron a mediados de junio para plantear la problemática que viven cuando salen a trabajar.  “Desde que empezó la cuarentena, todos los días se registran robos en diferentes zonas de Lomas. Celulares, bicicletas, motos. Es lo que pasa y lo que sufrimos cada vez que salimos a repartir”, había señalado Sergio, también delivery de Pedidos Ya. Un encuentro con autoridades policiales lomenses finalizó con el compromiso de más patrullajes para evitar robos.