FIEL: recortó la tasa de crecimiento de la industria que bajó 2.2% respecto a junio

El crecimiento interanual fue de 14%. El sector automotriz traccionó a las Pyme metalmecánicas.

La industria desacelera y recorta su ritmo de recuperación a medida que mejora la base de comparación con respecto de 2020 según se desprende del informe mensual preliminar del Índice de Producción Industrial (IPI) de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) que en julio mostró un alza del 14,3% anual en su actividad pero una caída del 2,2% respecto de junio.

En julio, todas las ramas de actividad que reporta el IPI mostraron un avance interanual, con un destacado desempeño de la producción automotriz, la siderurgia y la metalmecánica, en tanto que el sector de alimentos y bebidas, con el aporte de aceites, gaseosas y cervezas, compensó el retroceso de la faena vacuna y un impasse de la lechería en el mes.

Por su parte, los minerales no metálicos -insumos de la construcción- operaron en niveles cercanos al récord de actividad de noviembre de 2017, con un ritmo menor en los despachos asociados a pequeñas obras – que dinamizaron la recuperación del sector en la segunda parte de 2020.

Desde FIEL explicaron que Brasil tiene una moderación en los indicadores de confianza y expectativas de crecimiento, tras un nuevo ajuste de la tasa de política monetaria (Selic) para contener el despegue de la inflación.

Respecto a junio la actividad industrial local avanzó 0.9% -muy por debajo del promedio mensual para un mes de julio- producto fundamentalmente de paradas técnicas por adecuación de líneas de producción y mantenimiento en el sector automotriz y de químicos y plásticos. No obstante, el dato desestacionalizado muestra una baja del 2,2% mensual.

Con todo, para los primeros siete meses del año la producción industrial acumuló un avance de 21,9% en comparación con el periodo enero – julio de 2020.

Ganadores y perdedores

A nivel de ramas de actividad, en los primeros siete meses del año y en comparación con el mismo periodo de 2020, la producción automotriz continúa liderando el crecimiento con una mejora acumulada de 110,5%.

Del mismo modo, con un avance acumulado entre enero y julio superior al promedio se encuentra el sector de minerales no metálicos que crece 43.8%, seguido de la producción metalmecánica (+39,3%) y la siderúrgica (+37,7%).

Avanzando por debajo del promedio de la industria se ubican los despachos de cigarrillos (+17.2%), la producción de insumos químicos y plásticos (+15.3%), la refinación de petróleo (+11.4%), la producción de alimentos y bebidas (+5.2%) y la de insumos textiles (+0.7%).

Finalmente, la producción de papel y celulosa registra en el periodo enero -julio un nivel ligeramente por debajo (-0.3%) del observado en el mismo periodo de 2020.

En los primeros siete meses del año y en la comparación interanual cuatro ramas explican cerca del 70% de la recuperación de la industria, comenzando por la metalmecánica -que aporta el 27% del total-, seguida de la industria automotriz, la producción de químicos y plásticos y la de minerales no metálicos.

Quién es quién

En la clasificación por tipo de bien, el ranking continúa siendo liderado por los bienes de capital, que acumulan una mejora de 65,8% en los primeros siete meses y en la comparación interanual.

Le siguen la producción de bienes de consumo durable con un crecimiento acumulado de 49% entre enero y julio respecto al mismo periodo del año anterior.

El avance de la industria automotriz, maquinaria agrícola y durables de la línea blanca explican estos desempeños.

Por su parte, los bienes de uso intermedio acumulan una mejora de 20,5% en siete meses y realizan el mayor aporte al crecimiento de la producción industrial, a partir del avance de los químicos y plásticos, la refinación de petróleo, la siderurgia y los minerales no metálicos.

Finalmente, rezagados en su recuperación y aporte al crecimiento industrial en 2021 se encuentran los bienes de consumo no durable, que acumulan un avance de 6,7% en los primeros siete meses del año y en la comparación interanual.