Para ver en casa: Togo, una recomendable propuesta uruguaya


Togo, la película de Adrián Caetano en Netflix

En detalle

Togo es una agradable sorpresa que nos vino a brindar el catálogo de Netflix, que logra construir una voz alejada de las bajadas de línea paternalistas.
Dirección 8.0
Guión 7.0
Fotografía e iluminación 8.0
Actuación 7.0
Diseño de sonido 7.0
Lo mejor
Caetano tiene la habilidad, como guionista y como realizador, de ser muy claro discursivamente y siempre encontrar la forma de dar en el clavo con el modo de contar las historias.
Para mejorar
La búsqueda estética y narrativa de la película tiene un planteo clásico.

Togo es uno de los últimos estrenos originales de Netflix, la película uruguaya dirigida por Adrián Caetano y protagonizada por Diego Alonso Gómez, cuenta la historia de un viejo trapito de un barrio de Montevideo, que se ve obligado a resistir y hacerle frente a una banda de narcotraficantes de poca monta que se instala en su cuadra.

Israel Adrián Caetano, reconocido director argentino de emblemáticas producciones como Pizza, birra, faso; Un oso rojo y El Marginal, entre otras, además de ser uno de los directores más importantes de nuestro país y una de las caras visibles del reducido grupo que a partir de los años 90 comenzó a gestar lo que hoy conocemos como Nuevo Cine Argentino, es el encargado de escribir y dirigir la primera película uruguaya de Netflix.

Nuestro protagonista es interpretado por Alonso Gómez, actor reconocido por su papel como el Pollo en Okupas, serie argentina dirigida también por Caetano, junto a Bruno Stagnaro. Togo, como le dicen, es un viejo guardacoche o “trapito” de un barrio en Montevideo, es rengo y anda siempre con bastón, en la esquina de una plaza.

Toda la gente de la zona lo conoce, lo quiere y lo respeta, saben bien que Togo es una de esas figuras representativas del barrio, que dan vida e historia a las calles que transitan diariamente. La crudeza y a la vez la monotonía de la vida en la calle y de la noche durmiendo acurrucado en el ancho tronco de un árbol de la plaza, han forjado a este hombre con carácter y a la vez con parsimonia.

Pero la calma y la rutina de Togo no tardan en romperse. Rápidamente irrumpen en la trama dos hechos que cambiarán el rumbo de la historia y de la vida del protagonista: una banda de narcotraficantes de poca monta se instala en la cuadra aledaña a la que para Togo, y rápidamente los movimientos de la calle comienzan a cambiar, así como su permanencia en el lugar de siempre.

Al mismo tiempo, Mercedes (Catalina Arrillaga), una joven con depresión y problemas en su casa, en la que vive con sus padres de clase sumamente acomodada, en un acto de rebeldía va a parar a la plaza de Togo, pidiéndole un lugar para dormir y ofreciéndose a trabajar con él con tal de no volver a su casa. Durante la hora y media de duración de la película, Togo debe cuidar de Mercedes, al mismo tiempo que intenta, con convicción, defender su cuadra, su lugar y su barrio, de la banda de narcos que amenaza con poner en riesgo su vida si no se abre, o se une a ellos.

La habilidad de Caetano sigue viva en Togo

Togo es una agradable sorpresa que nos vino a brindar el catálogo de Netflix, y sorprendentemente durante días fue una de las 10 películas más vistas de la plataforma, incluso dentro de aquellas producciones no hispanohablantes. Los números de visualizaciones de este film no paran de crecer, lo cual resulta una gran noticia para el rubro cinematográfico de Uruguay, que comienza a insertarse en Netflix con esta película que ya está moviendo la aguja.

Desde sus primeras producciones podemos notar que Caetano tiene la habilidad, como guionista y como realizador, de ser muy claro discursivamente y siempre encontrar la forma de dar en el clavo con las historias que quiere contar, y el modo de llevarlo a cabo. Tanto Pizza, birra, faso como Un oso rojo retratan universos hostiles, personajes que se mueven en la calle, dónde la falta de oportunidades es moneda corriente, y sus problemas a solucionar son problemas comunes a las clases sociales más bajas o relegadas. Togo es un nuevo ejemplo de este tipo de historias.

Lo destacable es que Caetano logra construir una voz que evita las varas morales, las bajadas de línea paternalistas, y se sumerge en la trama para ser testigo y parte de las vidas de los personajes que va a explorar, anulando así, esa mirada cargada de morbo que se regodea en las problemáticas comunes a la pobreza y a la delincuencia, que muchas otras producciones que conocemos resultan tener.

Togo se apoya cien por ciento en sus personajes, en este protagonista que da nombre al film, y que carga con historias, memorias, vivencias y cicatrices que se hacen presentes en su cuerpo, en su voz y en sus acciones, aquellas que van dotando a la película de ritmo y de sensibilidad, acompañadas por una interpretación excelente de Alonso Gómez, muy centrado y atravesado por el personaje y por la historia que se busca llevar a la pantalla.

La búsqueda estética y narrativa de la película es clásica, pero sorprende trayéndonos un western de barrio en el que dos bandas se enfrentan para defender el territorio, con los códigos más puros de la calle, a la vez que irrumpe la sensibilidad y la ternura de los vínculos que se van desarrollando, atravesados por las cosmovisiones de las distintas edades y clases sociales.

barbarian 2

Ficha Técnica de Togo

Título original: Togo
Año: 2022
Duración: 95 minutos
Género: Drama, Thriller
Director: Israel Adrian Caetano
Reparto: Diego Alonso Gómez, Néstor Prieto, Catalina Arrillaga, Luis Alberto Acosta
Dónde ver: Netflix