Tras prenderla fuego, intentaron ahogar a Rocío

Lo contó la mamá de la joven que lucha por su vida. Tiene el 50 por ciento del cuerpo quemado y está con respiración mecánica.

El pequeño hijo de Rocío Micaela Cortés presenció la discusión pero no el momento en el que fue prendida fuego. La denuncia señala que su pareja la roció con alcohol y la prendió fuego, pero su madre contó que luego de que ella se arrojara a una pileta para salvarse, él intentó ahogarla.

“Los golpes ocurrieron delante del nene de ella, pero no llegó a ver cuándo él (por Barrios) la rociaba (con alcohol) y la quemó”, contó a la prensa Roxana, la madre de Rocío. Según la mujer, su hija, prendida fuego, “salió” de la casa gritando “¡Ayuda!, ¡Ayuda!” y “se tiró adentro de la pileta (de lona que estaba en el patio) para apagar el fuego”. “Él (por Barrios) se tiró adentro de la pileta con ella e intentó ahogarla. Mis dos hermanas que viven ahí, lo vieron”, apuntó.

Él se tiró adentro de la pileta e intentó ahogarla

El relato es dramático. Rocío Micaela Cortes tiene 24 años y se debate entre la vida y la muerte. Fue llevada por familiares a una salita del barrio pero luego, la trasladaron al hospital Santamarina de Monte Grande, desde donde pidieron la derivación a un centro de asistencia especializado.

El parte médico de este mediodía indica que la paciente presenta “quemaduras por acción directa del fuego en el 50 por ciento de la superficie corporal que corresponde a cara, cuello, región anterior del tórax, ambos brazos, cara anterior de ambos muslos con compromiso en la vía aérea”. Rocío se encuentra “estable hemodinámicamente, afebril, en ARM (asistencia respiratoria mecánica”, con sedación y analgesia, siendo el pronóstico de la misma reservado”.

El novio de la joven, identificado como Leonel Barrios (23), se negó a declarar ante la fiscal de la causa que pidió que siga detenido por el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género en grado de tentativa”.

Antecedentes de violencia

Consultada de si había antecedentes de violencia de género de parte del ahora acusado contra su hija, Roxana respondió que sí, pero que su hija no lo denunciaba “por miedo”.

“Él la amenazaba con que le iba a hacer daño al nene si ella lo dejaba”, indicó la mujer, y aclaró que Barrios no es el padre del niño. “Él le pegaba, le dejaba los ojos morados, le pegaba con la bifera en la cabeza. Y con el celular le rompió la boca”, continuó.

Él la amenazaba con que le iba a hacer daño al nene si ella lo dejaba

Vale remarcar que según informó Mumalá, en 2018 hubo 259 femicidios. Pero con ese alarmante dato, precisó que que el 53% de las mujeres asesinadas tenían entre 16 y 40 años, y el 79 por ciento de los femicidios fueron cometidos por un varón del círculo cercano de la víctima (61% pareja y ex pareja; 18% familiar).

Vale señalar que el 21 por ciento de las víctimas había denunciado previamente a quien terminó asesinándola y el 13% tenía dictada alguna medida judicial de protección, ya sea de restricción de acercamiento y/o botón de pánico. De estos porcentajes, se desprende que la gran mayoría de las mujeres no denunció a su agresor. El relevamiento detalla que el 42% de las mujeres convivía con su asesino y el 62% de los hechos se produjeron en la vivienda de la víctima.

Detención

Un cuñado de Roxana los sacó de la pileta, tras lo cual, el sospechoso huyó en su Fiat Duna color crema. Horas después de escapar, Barrios fue detenido por la Policía en la vivienda de un tío de él, situada en la vecina localidad de Monte Grande, antes de que partiera en micro a la ciudad de Pergamino.

El novio de la joven se negó a declarar ante la fiscal de la causa que pidió que siga detenido por el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género en grado de tentativa”.

Roxana pidió que Barrios “no salga nunca más” de prisión y que “se pudra ahí adentro”. Mientras tanto, el juez de Garantías de Lomas de Zamora, Javier Maffuci Moore, debe resolver si acepta el pedido de detención formal para Barrios solicitado luego de la indagatoria por la fiscal de la causa, Verónica Pérez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Violencia de Género, de ese Departamento Judicial.

Previo El Municipio advierte que “se llevan el equipamiento” del hospital Leloir
Siguiente "El Gobierno encarna un modelo que deja a 20 millones afuera"