Profundizan los trabajos de desratización en Brown

Desde el Municipio precisaron que durante la semana realizaron un procedimiento en Longchamps, luego de que vecinos denunciaran la presencia de roedores.

“Estamos asustados”, había advertido Nora, una vecina de Longchamps. Desde el Municipio de Almirante Brown precisaron a Info Región que en las últimas horas se realizó un  operativo de desratización en la zona. Los procedimientos continuarán.

Si bien no se trata del mismo roedor que el encargado de transmitir el hantavirus, ya que la vecina denunció la presencia de ratas y no del ratón conocido como colilarlo, los peligros por la presencia de estos roedores no es menor, motivo por el que el Municipio realizó un operativo de desratización y fumigación en la zona.

“El Municipio de Almirante Brown informó que, dando respuesta a una inquietud de los vecinos, el miércoles 13 de febrero pasado llevó adelante un operativo de desratización y de fumigación en la zona de las calles Perrando y La Aviación de la localidad de Longchamps”, precisaron. “La Comuna que conduce Mariano Cascallares continúa con acciones concretas para prevenir el Hantavirus, como también el Dengue y el Zika. Estos operativos se repiten en los barrios, en espacios públicos y en localidades como Burzaco, Glew, Rafael Calzada, Malvinas Argentinas, Ministro Rivadavia, San Francisco Solano y Claypole, además de José Mármol entre otras”, ampliaron desde el área de Prensa.

Ya en enero, luego de que se conociera  el primer caso de hantavirus en la Región, los gobiernos locales –Brown incluido- intensificaron los procedimientos que realizan habitualmente. Charlas destinadas a vecinos y entrega de cebos complementaron las tareas. De  hecho, desde la Comuna señalaron que “en paralelo, el Municipio está profundizando la entrega de cebos a los vecinos, previa capacitación de como utilizar ese material para evitar riesgos en su uso. Y realiza operativos de prevención con promotoras de la salud en los barrios brindando consejos y recomendaciones para prevenir las mencionadas enfermedades”.

Una de las vecinas de la localidad, Nora, había alertado a este medio sobre la presencia de roedores en su barrio.  “Los vecinos de Longchamps estamos asustados por la cantidad de ratas y mosquitos. Una de las ratas mordió a un perro, estamos preocupados”, contó la mujer.

Ante cualquier consulta, el Municipio pone a disposición también el número 0800-222-7696 de Unidad de Atención Ciudadana para brindar asesoramiento con el objetivo de recibir también el pedido de vecinos que deseen consultar o recibir material para combatir roedores.

Según contaron, son programas que se realizan durante todo el año, pero se intensificaron en verano. Además de los trabajos para eliminar a los roedores, realizan fumigaciones para evitar la proliferación del mosquito que transmite dengue y zika.

Recomendaciones por hantavirus

Si vive en zonas rurales, colocar las huertas y almacenar la leña a una distancia prudente de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio; ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones) y cubrirse la boca y la nariz con un barbijo N95 antes de ingresar; lavarse las manos con agua y jabón al finalizar estas tareas; al acampar, hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.

Si se encuentra un roedor vivo, usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo); si se encuentra un roedor muerto:,rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo, usando guantes, debe enterrarlo con doble bolsa a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.

Además, puntualizaron en la necesidad de beber y lavar vajilla de fuentes de agua segura, mantener alimentos propios y de nuestras mascotas en recipientes herméticamente cerrados, no dejar comederos con alimento al alcance, evitar la acumulación de basura, limpiar y desinfectar siguiendo cuidadosamente las normas de seguridad en aquellos lugares donde ha habido roedores.

Los mosquitos, el otro problema

La única manera de frenar el desarrollo del mosquito transmisor Aedes Aegepty depende de lo que cada uno haga en su domicilio. Es que el insecto se desarrolla en ámbitos domésticos, donde tiene cerca su principal fuente de alimentación: la sangre humana.

La hembra del mosquito deposita sus huevos en un recipiente o en cualquier objeto que sirva como tal: una cáscara de huevo, una tapita de gaseosa o el hueco de un neumático, por ejemplo. Cuando llueve y esos recipientes acumulan agua en un clima templado, se generan las condiciones propicias para que esos huevos de mosquito eclosionen y los insectos nazcan.

La recomendación es limpiar fondos y jardines, y retirar, tapar o colocar bajo techo todo aquello que pueda acumular agua. Si eso pasa, no habrá riesgo de que el mosquito crezca y, por lo tanto, tampoco habrá riesgo de que estas enfermedades se propaguen. También se recomienda cambiar diariamente el agua de bebederos de animales, portamacetas, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Utilizar repelente y mosquiteros para evitar la picadura de mosquitos.

Previo El Congreso analiza la semana próxima el DNU de extinción de dominio
Siguiente Detuvieron al abogado Marcelo D'Alessio