Por DNU, el Gobierno bajó las indemnizaciones por accidente laboral

Fue publicado hoy en el Boletín Oficial. La semana pasada, un operario en un accidente que se registró en una obra en el aeropuerto de Ezeiza.

El Gobierno anunció cambios en el cálculo del monto de las indemnizaciones por incapacidad laboral definitiva o muerte del trabajador el índice Remuneraciones Imponibles Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) reduciendo así el monto de las compensaciones por invalidez o deceso de los trabajadores y trabajadoras.

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 669/2019 fue publicado hoy en el Boletín Oficial.

Plantea que “actualmente el rendimiento financiero de los activos de la industria aseguradora es del orden del 42% promedio, mientras que la tasa de interés vigente para las indemnizaciones por contingencias previstas en la Ley N° 24.557 y sus modificaciones, asciende a niveles cercanos al 90 por ciento”. “Que además del referido desequilibrio sistémico, el ajuste de las obligaciones de las Aseguradoras mediante la aplicación de tasas financieras ha llevado a desnaturalizar los derechos de los trabajadores beneficiarios del sistema, haciendo que las indemnizaciones que les corresponden, legalmente orientadas a la finalidad reparadora de los daños sufridos por ellos, generen rendimientos financieros disociados del daño a reparar y ajenas al propósito que inspira la norma”, apunta el texto.

El DNU señala que “la situación descripta crea incentivos adversos para el propósito mismo del sistema ya que el descalce entre el rendimiento financiero de los activos de las Aseguradoras y la ultra utilidad en favor de los beneficiarios resultante de la actualización de sus pasivos, fomenta la litigiosidad (y los costos concomitantes) desalentando el logro de acuerdos conciliatorios que permitan acelerar los plazos de pago a los beneficiarios del sistema” y “la perjudicial asimetría de tratamiento entre los pasivos y activos de las compañías de seguros podría provocar un riesgo sistémico que la presente medida buscar evitar”.

“Que los incrementos desmedidos de las potenciales indemnizaciones como consecuencia de la aplicación de la tasa activa prevista en la Ley N° 24.557 y sus modificaciones, tanto en los siniestros en instancia administrativa como en los pasivos judiciales, en relación con los rendimientos financieros de los activos con los que las Aseguradoras respaldan esos compromisos, son perjudiciales para la necesaria solvencia del sistema”, señala otro de los considerandos, y advierte que “esta situación se ve agravada por las discrepancias observadas en la aplicación de las tasas judiciales en las diferentes jurisdicciones, generando una distorsión y desigualdad de tratamiento entre los trabajadores damnificados”.

Por lo expuesto, procede la modificación urgente de la fórmula de actualización del “Ingreso Base” a los fines del cálculo de las indemnizaciones por incapacidad laboral definitiva, fallecimiento del trabajador u homologación, ya que el mantenimiento del esquema actual provocaría un inminente desfinanciamiento del sistema con impacto en la solvencia de las Aseguradoras y, en definitiva, en los trabajadores, beneficiarios del Sistema de la Seguridad Social. “Que ante los recientes acontecimientos económico-financieros que son de público conocimiento, es indispensable adoptar medidas urgentes para regular con mayor certidumbre y equidad el Sistema de Riesgos del Trabajo, fortalecer su normal funcionamiento y contribuir a una administración prudente por parte de los diferentes actores que lo componen”, agrega.

Considera que “resulta necesario asegurar la continuidad de las condiciones de sostenibilidad del Sistema de Riesgos del Trabajo, propiciando la protección de los asegurados y trabajadores mediante un sistema financieramente viable, mediante garantías técnicas que permitan actuar ante un posible deterioro de la situación patrimonial de las Aseguradoras”. “Que en mérito de las consideraciones precedentes, la aplicación de un método de actualización relacionado con la variación de las remuneraciones, incluyendo las de los trabajadores accidentados, permitirá encuadrar los montos indemnizatorios dentro de niveles correspondientes con la naturaleza de los daños resarcibles efectivamente sufridos por los trabajadores accidentados, respetando los objetivos de certidumbre, proporcionalidad y razonabilidad de las indemnizaciones, que hacen a los equilibrios financieros del sistema”, agrega el DNU.

Entonces, continúa el texto, “resulta razonable sustituir la tasa de interés prevista en el artículo 12 de la Ley N° 24.557 y sus modificaciones, por la de variación del índice Remuneraciones Imponibles Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE)”.

El anuncio llegó este lunes. La semana pasada, un obrero murió en un accidente que se registró en el aeropuerto de Ezeiza. En un comunicado Aeropuertos Argentina 2000, a cargo de las tareas de construcción de la nueva terminal, indicó que “a las 16:20 se registró un accidente en una obra del aeropuerto de Ezeiza al ceder una pasarela de la firma TANE, ocasionando el fallecimiento de 1 trabajador, José Bulacio, capataz de dicha firma”. “Otros 13 operarios resultaron heridos”, agrega el texto.

Previo En la Provincia, la compraventa de inmuebles cayó un 22,9% en agosto
Siguiente Inseguridad: Arranca el juicio por el crimen de Sebastián Scriva