Vóley femenino: Silva aseguró que Argentina “no va a pasear a Tokio”

El ex entrenador de Lomas Vóley y actual ayudante de campo de Hernán Ferraro en el conjunto argentino destacó la clasificación a los Juegos Olímpicos como “un logro tremendo”.

Foto: Prensa FeVA.

El seleccionado femenino de Vóley clasificó por segunda vez en su historia a los Juegos Olímpicos luego de ganar el Preolímpico de Colombia que le entregó al plantel el boleto a Tokio. Con un equipo renovado pero con las mismas expectativas que en Rio de Janeiro 2016, buscarán medirse ante las potencias y dar el batacazo.

Al respecto, Marcelo Silva, con pasado en Lomas Vóley y actual ayudante de campo de Hernán Ferraro, valoró lo que se les viene en territorio asiático: “Es una zona dificilísima con rivales de elite. Realmente el primer objetivo es no ir a pasear, jugaremos de igual a igual ante todos. Queremos dar la impresión de que este equipo quiere más. Podemos ganar o perder, pero siempre vamos a dejar todo”.

En esa vía, sobre lo conseguido frente a las Cafeteras, analizó: “El logro fue tremendo. Junto con Ferraro agarramos el femenino y era una parada muy fuerte porque teníamos muchas competencias por delante. Haber llegado a Colombia y conseguir el objetivo fue muy gratificante”.

La clasificación

Argentina comenzó con el pie izquierdo la final ante las dueñas de casa, aunque se repusieron y sellaron un 3-1 final con el que celebraron la clasificación histórica a Tokio. Respecto al equipo que jugó cuatro años atrás, solo repetirán cuatro nombres, lo que traduce una fuerte renovación de jugadoras  y la participación de muchas jóvenes con buen potencial.

“Nos encontramos con pibas súper profesionales, jugadoras que juegan afuera, las cuales se fueron acoplando con chicas más jóvenes y se generó una gran química entre todos. Las de mayor rodaje marcaron el camino de como jugar un Preolímpico y las chicas acompañaron perfecto.  Realmente el trabajo de las más experimentadas fue excepcional”, desarrolló Silva.

En paralelo, opinó a cerca de la magnitud de participar en un Juego Olímpico: “Tokio 2020 es otro torneo aparte, es la competencia más importante en la vida del deportista. Cuando nos veamos nuevamente vamos a tener que demostrar devuelta. Nadie tiene el boleto asegurado, realmente debemos estar a la altura, pero con la tranquilidad de estar clasificados”.

“Siempre estudié y trabajé en el vóley y dije que la culminación de mi carrera era un Juego Olímpico. Seguramente voy a seguir trabajando, pero no hay nada más grande que una competencia de este estilo”, agregó el ex entrenador de Lomas.

Siguen peleando

La Liga de Vóley masculino ganó terreno en los últimos años, aunque todavía no cuenta con una base sólida que le permita realmente tener el profesionalismo necesario para desarrollar la disciplina al mejor nivel.

Desde la vereda femenina, la situación es aún más complicada. Las jugadoras de mejor nivel deben emigrar a ligas más competitivas donde puedan vivir del deporte. En esa contexto, con la clasificación a Tokio de por medio, sueñan con lograr dar el salto e imponer otra cultura respecto al vóley a nivel nacional.

“El vóley es muy profesional, sobre todo el masculino. Los jugadores viven pensando en cómo mejorar. En el femenino aún faltan mejorar cosas, principalmente en los cuerpos técnicos. En cuanto a las chicas son muy dedicadas y muchas terminan jugando afuera porque la Liga Argentina no las sostiene”, evaluó Silva.

Por otra parte, alineado en la pelea, sentenció: “No es un problema solo del vóley femenino, del lado de los varones tampoco es muy profesional. Las deudas con cuerpos técnicos y jugadores son muchas, y uno no sabe si las vas a cobrar. Es un conflicto de profesionalización de todo el vóley que vamos a luchar desde donde nos toque”.

Previo “El objetivo es que el salario le gane a la inflación y la cláusula gatillo lo empata”
Siguiente Lanús: Detuvieron al “Rengo Cali”, acusado de matar a un jubilado