El saldo de la pandemia: 235 mil empleos menos y 23 mil empresas cerrradas

El número de empresas privadas cayó de 596 mil en 2010 a a 577 mil en el estimado de 2019.

Las víctimas de esta pandemia no se cuentan sólo en la trágica aritmética de fallecidos y contagiados sino que afecta a todas las variables de la vida de una comunidad en materias tan sensibles y urgentes como el empleo y su calidad de vida. En ese sentido, un trabajo realizado por el economista Marcelo Elizondo en base a datos de la AFIP, revela que en un año del azote del coronavirus cerraron a causa de las restricciones 22.860 empresas y que 235.381 personas quedaron sin empleo.

Por su parte, IDESA, el instituto de investigación que dirige el economista Jorge Colina estima en 150 mil las personas netas que terminaron afuera del mercado laboral en este período y que la cuenta daría que hay aproximadamente 100 mil ocupados menos una cifra ques se explica al considerar que en el primer trimestre de este año, si bien los asalariados informales son medio millón menos, los asalariados registrados públicos y privados crecieron en 200 mil puestos y el cuentapropismo subió en 250 mil, lo que hace que el desempleo medido en forma oficial se haya mantenido en dos millones de personas, un guarismo similar al de 2020.

En ese sentido, las estadísticas muestran un escenario en el que se aprecia claramente que la pandemia atacó directamente el corazón del empleo privado y registrado. Sin embargo, las mayores tensiones gremiales se explican más por la reapertura de las paritarias ante el desborde inflacionario que por la desocupación en el marco de un contexto en el cual la economías informal y los planes sociales alcanzan a más de la mitad de la población activa de un país que no crece ni genera empleo privado desde 2011.

El reporte de Elizondo pone de relieve que en 2018 y 2019 las empresas privadas que registran empleo tuvieron las tasas negativas de variación interanual más significativas: -1,9 y -2,7 por ciento, respectivamente lo que las muestra como los retrocesos más grandes desde comienzos de siglo sin contar las crisis de 2001–2002.

Menos empresas privadas

El reporte consigna que el número de empresas privadas cayó 3,2 por ciento en una década. De 596 mil en 2010 a bajó a 577 mil en el estimado de 2019. La caída adquiere otra significación si se toma en cuenta que entre 1996 – 2019, la tasa fue de 41 por ciento, y que entre 2000 y 2019 fue de 40,1 por ciento.

Los rubros que más crecieron fueron Comercio, en especial en la primera década del siglo, y Servicios cuyo crecimiento se redujo hasta caer -0,6 or ciento entre 2013 y 2018.

La tasa de creación de empresas cada mil habitantes en Argentina, según el Banco Mundial, es la más baja de América Latina, los otros dos lugares en el fondo de la tabla son para México y Brasil. Del otro lado, Chile sextuplica el promedio latinoamericano y Perú lo duplica.