El colectivo en la Argentina: barato, pero el peor


Un pasajero de Gerli debe esperar en promedio 16 minutos por un colectivo de corta distancia contra los 18 minutos de un paulista, los 13 de Santiago de Chile o los 14 de Montevideo, luego pasarán en ese colectivo 56 minutos por dia, 14 menos que un habitante de la capital oriental, cinco más que un santiaguino o un cuarto de hora más que un habitante de Medellín según los datos recolectados por el portal Moovit.

Independientemente de los cronómetros la calidad del servicio conurbano es cualitativamente incomparable a una experiencia primermundista: paradas inseguras y deterioradas; falta de higiene en unidades descuidadas, colectivos antigua, poca seguridad, viajar hacinados y a tiro de malvivientes y coronavirus.

Subsidios para algunos

La administración de Alberto Fernández acaba de otorgar 3.100 millones de pesos extra, que se efectivizarán durante el próximo trimestre, a las empresas de transporte para evitar paros y reducción de servicios ante la ausencia de una definición acerca de un aumento de tarifas reclamado por la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA).

La pregunta es qué pasará cuando se cierre un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que implicará, una reducción del gasto público y, por enede, una disminución de los subsidios Cómo se resolverán las tensiones internas del Ejecutivo y qué hará el massismo que a través de Alexis Guerrera conduce la cartera nacional de Transporte.

Fue Guerrera quien publicó en el Boletín Oficial la resolución N° 509, por el que el Estado reconoce compensaciones por cerca de 18.500 millones de pesos mensuales entre diciembre de 2021 y enero y febrero de 2022. El monto representa un crecimiento cercano a los 3.100 millones de pesos por mes que devenga el Tesoro Nacional para el funcionamiento de los colectivos del AMBA, únicamente.

Los casi 18.500 colectivos metropolitanos se reparten cerca de 13.000 millones de pesos por mes, a lo que hay que agregar el monto recientemente aprobado por el ministro Guerrera, mientras en el resto de las ciudades argentinas circulan 13.500 unidades que sólo se dividen 1500 millones de pesos mensuales.

El actual mandatario bonaerense, Axel Kicillof, desde que asumió nunca puso un peso para el subsidio pues todo viene del Tesoro Nacional. Mientras tanto, desde el sector empresario explican que “los valores de las tarifas de los colectivos se mantienen congelados desde enero de 2019 cuando el gobierno anterior aplicó el último incremento. Desde entonces hubo una inflación acumulada del 210 %”, según expresaron voceros de AAETA.

Cuando los costos superan a los ingresos se pierde calidad de servicio. En ese sentido, el índice Bondi que dan a conocer desde el sector sostiene que “en octubre, por ejemplo, el costo total del sistema fue de 23.805,1 millones de pesos, de los cuáles, los subsidios cubrieron 17.909,2 millones y el resto significaron todas pérdidas”

Mientras que Argentina tiene un boleto promedio en dólares oficiales sería de 0,26 U$S, en San Pablo el ticket cuesta 0,85 U$S, en Montevideo, 1,03U$S y en Santiago de Chile, 0,98 U$S una tarifa que explica el programa trasandino para poner en la calle 4.000 buses eléctricos que ayudarán a limpiar la contaminación de los gases de efecto invernadero generados por el transporte.