Argentina, 1985 llegó a la pantalla chica: ¿Por qué hay que verla?


En detalle

Argentina, 1985, es una obra increíble. Pero su problema es que lo que hace buena a esta película, no es mérito de la propia película, sino de la historia de este país.
Dirección 7.5
Guión 7.5
Fotografía e iluminación 8.0
Actuación 7.5
Diseño de sonido 9.0
Lo mejor
La dirección de arte, la ambientación y la música, tan minuciosamente pensada, con hitos del rock nacional que marcaron la época a la que nos remonta la película, son recursos fundamentales en la adaptación de esta historia para ser llevada a la pantalla
Para mejorar
La trama está tratada de tal forma que deja ver una línea de acción comparable con las clásicas películas de superhéroes: los malos son tan malos, que es imprescindible conformar un grupo, dejando bien en claro que está compuesto por los buenos

Argentina, 1985 -que esta semana llegó a Amazon- es uno de los más emblemáticos estrenos nacionales de los últimos años, dirigida por Santiago Mitre y protagonizada por Ricardo Darín, la película relata los hechos que tuvieron lugar en la década de 1980, cuando un grupo de abogados liderado por Julio Strassera, investiga y lleva a juicio los crímenes cometidos durante la última dictadura cívico militar.

En un contexto social en el que, hoy por hoy, aún se desatan hechos que amenazan con poner en peligro el orden democrático recuperado hace ya casi 40 años, la aparición de una película que viene a revivir los sucesos de una trágica historia y a refrescar la memoria de un país, resulta completamente necesaria. Incluso, si tenemos en cuenta, que ya contamos con varias generaciones de niños cuyos padres nacieron en una Argentina democrática, y la consciencia colectiva de la propia historia muchas veces se reduce a la enseñanza escolar o la investigación autónoma.

Sin duda alguna, Argentina 1985 es un film completamente transversal, que por la temática que aborda y la manera en que lo hace, logra sin dificultades acaparar a todo tipo de público y abrirse paso como una de las películas más taquilleras de los últimos años, con posibilidades de representar al país en la categoría de Mejor Película Internacional dentro de los Oscars, incluso teniendo condiciones de distribución en contra: sólo tres semanas en cartel, en cines independientes que no pertenezcan a grandes cadenas industriales, para luego ser rápidamente estrenada a través de la plataforma Amazon Prime Video. A pesar de esto, la película de Santiago Mitre recibe aplausos y elogios a lo largo y ancho del país, con espectadores de variedad etárea que se conmueven y emocionan desde sus butacas.

El casting podría ser uno de los puntos más fuertes que sostienen la película, ya que, indudablemente, cuenta con un gran elenco que compone personajes principales y secundarios, pero tanto la dirección como la producción, parece no haberse dado cuenta. Casi toda la película gira en torno a la figura de Julio Strassera (Ricardo Darín), lógicamente, pero aquí es donde se convierte en un error, el hecho de perderse de escenas que podrían haber sido muy enriquecedoras para la trama, y también, en pos de explotar y aprovechar al máximo el nivel de los actores que forman parte de esta película, haciendo hincapié específicamente en Peter Lanzani, que encarna a Luis Moreno Ocampo y no cuenta con más de 4 o 5 escenas relevantes para su personaje. En este punto también cabe mencionar que tanto los jueces como cada uno de los militares condenados en esos juicios, están interpretados y recreados tan bien, que merecían más tiempo en pantalla para poder terminar de lucirse.

Esto desemboca en una reflexión controversial pero también un tanto obvia: toda la trama está puesta en función de hacer que se luzca y se reivindique el personaje de Strassera, y también de Darín. Por momentos, la trama está tratada de tal forma que deja ver una línea de acción comparable con las clásicas películas de superhéroes: los malos son tan malos, que es imprescindible conformar un grupo, dejando bien en claro que está compuesto por los buenos, los que quieren hacer el bien, y contra todo pronóstico, lo consiguen. A esto le podemos agregar la importancia de la figura del héroe, cuyos hilos están tan expuestos en la construcción de la película que el personaje de Strassera está cargado de líneas de diálogo colmadas de espectacularidad, que tienen como único fin, que el público se levante de sus asientos y aplauda.

Argentina, 1985, es una obra increíble. Pero su problema es que lo que hace buena a esta película, no es mérito de la propia película, sino de la historia de este país. Esto no es un detalle menor, ya que, es en los momentos en que el espectador es testigo de los terribles testimonios en los juicios, cuando se siente más atravesado y convocado por la trama, sin dejar de mencionar que estás escenas son abordadas con un registro casi documental muy efectivo para construir el clima deseado. La dirección de arte, la ambientación y la música, tan minuciosamente pensada, con hitos del rock nacional que marcaron la época a la que nos remonta la película, son recursos fundamentales en la adaptación de esta historia para ser llevada a la pantalla. En resumidas cuentas, hubiese sido muy difícil realizar una mala película sobre el juicio a las juntas, porque la temática en sí implica un nivel de emoción y compromiso para los argentinos que comprendemos la necesidad de no dejar morir la historia, ni borrar la memoria, que resulta casi imposible dividirse del sentimiento para intentar ser objetivo.

Argentina 1985, dónde verla.

Ficha técnica de Argentina 1985

Título original: Argentina, 1985
Año: 2022
Duración: 140 minutos
Género: Drama, Drama judicial, Histórico
Director: Santiago Mitre
Reparto: Ricardo Darín, Peter Lanzani, Alejandra Flechner, Carlos Portaluppi, Norman Briski, Héctor Díaz, Alejo García Pintos.
Dónde ver: Cines y Amazon Prime