El juicio por el asesinato del barrendero llega a su fin

El veredicto se dará a conocer mañana.

barrendero de sarandí

El juicio por el asesinato del barrendero Juan Roberto Bonifacio llega a su fin. La Justicia dará a conocer mañana el veredicto en el juicio que se le sigue a dos hombres acusados de matar a balazos a un policía y a un barrendero durante un asalto a bordo de un colectivo que circulaba por el barrio porteño de Barracas en octubre de 2020, hecho por el cual un fiscal pidió para ambos una pena de prisión perpetua, informaron hoy fuentes judiciales.

La última jornada de debate se iniciará a las 10, cuando los acusados Diego Gastón Guida (41) y Cristian Ramón Vivas (43) tengan la posibilidad de decir sus últimas palabras antes del veredicto, tras lo cual los integrantes del Tribunal Oral Criminal (TOC) 7 porteño darán a conocer su decisión.

Los acusados Guida y Vivas afrontan cargos por el delito de “doble homicidio agravado por haber sido cometido con un arma de fuego y criminis causae -matar para lograr la impunidad- y por haber sido perpetrado contra un oficial de la ley (en un caso)”, en perjuicio del efectivo de la Policía Federal Argentina (PFA) Esteban Nicolás Lagos (28) y del barrendero Juan Roberto Bonifacio (34), cometidos el 19 de octubre de 2020 durante un asalto a bordo de un colectivo de la línea 100.

policiabarrendero
Nicolás Lagos (izquierda) y Juan Roberto Bonifacio (derecha)

El debate se lleva a cabo desde el 31 de agosto en el Palacio de Tribunales ubicado en la calle Talcahuano 550, de la ciudad de Buenos Aires, y está a cargo de los jueces Gustavo Alterini, Gabriel Vega y Gustavo Rofrano, del TOC.

Durante los alegatos, el fiscal del juicio, Oscar Ciruzzi, solicitó que los acusados sean condenados a prisión perpetua por del doble homicidio. “No tengo ninguna duda respecto de que Guida y Vivas ascendieron (…) al colectivo con el designio de realizar un robo hacia los pasajeros, ambos sabían que Guida iba armado y deben responder por todo lo que pasó con ese arma de fuego”, expresó el fiscal.

A su vez, expuso las pruebas que fundamentan su pedido, entre ellas la declaración de testigos y del pasajero que fue tomado como “escudo humano” y que reconoció a Guida como quien lo agarró a la fuerza e inmediatamente después empezó a disparar contra el policía que estaba sentado en un asiento a mitad del colectivo y le dio la voz de alto.

Otras de las pruebas a las que aludió el fiscal son las surgidas del análisis y revisión de las cámaras de seguridad privadas y públicas ubicadas en la parada donde los imputados abordaron al colectivo y las que los toman al bajar del transporte para huir.

Sobre la pistola reglamentaria 9 milímetros robada al oficial Lagos durante el hecho, el representante del Ministerio Público dijo que es “un objeto preciado por la gente del hampa cuando va a robar”, tal como manifestaron los abogados de las familias de las víctimas, Corbacho y Fernando Lirman, quienes en su alegato consideraron que Vivas se apropió de ella “para asegurarse su impunidad y también la de Guida”.

El doble crimen

El hecho ocurrió el lunes 19 de octubre de 2020, a las 23.40, a bordo del interno 4845 de la línea 100, ramal 1, que circulaba por la calle Vieytes, entre Quinquela Martín y Suárez, cuando dos ladrones subieron armados y con intenciones de robo.

Según la pesquisa, uno de los ladrones pasó saludando hacia el fondo y el otro se quedó en la parte delantera, extrajo un arma y anunció que se trataba de un asalto. “¡Bueno, están todos regalados!”, fue la frase que ese delincuente gritó al iniciar el robo, tras lo cual tomó como “escudo humano” a un joven de 29 años que viajaba en el primer asiento detrás del chofer.

Al ver la situación, Lagos, quien viajaba entre los pasajeros y estaba uniformado (con su chaleco antibalas colocado), se levantó de su asiento para dar la voz de alto, pero de inmediato comenzaron los disparos.

La autopsia determinó que el policía recibió cuatro tiros de frente: uno en el cuello, otro en el pecho, un tercero en un brazo y el restante en una pierna, mientras que el recolector de residuos Bonifacio fue alcanzado por un único disparo que ingresó por la espalda.

Otros dos pasajeros, de 30 y 34 años, resultaron baleados, en tanto los dos delincuentes resultaron ilesos y escaparon de la unidad luego de pedirle al chofer que abriera la puerta y de robar la pistola 9 milímetros reglamentaria al policía baleado.

Tras la detención, se estableció que Guida tenía antecedentes por robos y había sido excarcelado 20 días antes por una Cámara que solo le fijó una fianza de 10.000 pesos y lo encomendó a “someterse al cuidado” de su mamá y una vecina.