Concluyeron los testimonios en el juicio por el crimen de Terrón

Los hermanos Esteban Gabriel y David Emanuel De Luca están acusados de "homicidio criminis causa".

Con la audiencia de esta mañana, finalizó la instancia probatoria del juicio por el crimen Matías Terrón a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora. Los hermanos Esteban Gabriel y David Emanuel De Luca, imputados por “homicidio criminis causa”, afrontan además los cargos de “robos calificados reiterados, incendio y portación ilegal de armas de guerra” por otros casos.

Previo al inicio del debate se había estipulado que el proceso judicial seguiría la semana que viene con una fecha más de declaraciones. Sin embargo, tras escuchar a los testigos de hoy, las partes acordaron incorporar el resto de las pruebas por lectura.

Durante esta jornada, declararon tres testigos que habrían sido víctimas de robo por parte de los acusados. Los relatos apuntaron a un episodio ocurrido el 21 de junio de 2016 en Gerli, un día antes de la muerte de Matías.

“Entró una persona que me dijo que era policía y atrás de él llegaron dos más”, recordó uno de los testigos, quien describió como tres delincuentes lo habían reducido junto al resto de su familia en el interior de su domicilio. “Nos sacaron el celular a todos. Me pegaban cachetazos y puñetazos y me amenazaban con que me iban a matar si no les decía donde estaba la plata”, agregó el hombre.

En esa casa, los ladrones se habrían apoderado de cerca de 12 mil pesos y 4 mil dólares, además de múltiples artefactos electrónicos que había en el hogar. No conformes con eso y tras llevar a toda la familia en una de las habitaciones de la propiedad (entre ellos dos  menores de edad), habrían decidido continuar el raid delictivo. En total habrían robado tres casas.

“Nos preguntaban quien vivía en el ph de atrás, donde viven mis suegros. Fueron ahí y los trajeron con nosotros”, detalló. Más tarde, declararon dos testigos más que presenciaron el hecho. Ambos describieron situaciones similares a lo relatado por el testigo.

Según precisaron, durante el tiempo que duró la pesadilla, los delincuentes habrían usado  guantes de lana, lo que impidió que la Policía pudiera detectar las huellas. Además, agregaron un dato importante que coincide con la hipótesis que maneja la querella sobre un tercer sospechoso.

“Eran tres, uno de ellos se quedaba en la puerta con un Handy policial. Era el que el más joven y el que estaba más alterado. El que más me pegó y me amenazaba con el arma en la cabeza”, señaló el hombre. Su pareja también recordó el terror: “Le ataron las manos a mi marido con un cordón y a mí me amenazaban con que si no les decíamos donde estaba la planta iban a matar a mi papá y a mis hijos”.

La modalidad con la que habrían actuado, sumado al dato del Handy que captaba la frecuencia policial, podría ser un dato clave para comprobar la versión de la familia de la víctima. Emmanuel Terrón recordó que cuando su padre llamó al celular de Matías y le atendió una persona que se hizo pasar por un policía, escuchó la frecuencia de lo que sería un Handy.

Una vez consumado el hecho, huyeron del lugar a bordo de dos autos que pertenecían a los dueños de las viviendas asaltadas. Para los investigadores, este habría sido uno de los últimos “golpes”  de los hermanos De Luca, que fueron detenidos tras una presunta “entradera” en Lomas de Zamora, el 5 de julio de 2016.

El presidente del tribunal, Roberto Lugones, anunció que el proceso continuará el próximo jueves, desde las 9, con los alegatos.

Previo Argentina XV se despidió con una derrota
Siguiente Macri sobre los cuadernos: “Que la Justicia nos diga si es verdad”