¿Por qué se posterga la quita de subsidios?

Debía comenzar a regir en septiembre pero se demora. Los motivos detrás de esta decisión.

“Sin audiencia pública, no puede haber aumento de tarifas, aunque digan quita de subsidios, menos cuando es retroactiva, contrario a derecho e injustas. A veces los que más consumen son los que menos tienen y menos ingresos tienen. Recapacitaron y lo postergaron pero nos genera la pregunta: ¿Habrán entendido?”, se pregunta Osvaldo Bassano, de ADDUC (Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores).

Es que el Gobierno postergó por un mes la aplicación de la segmentación de tarifas, que contempla la quita de subsidios gradual para los usuarios (salvo aquellos de la tarifa social).

¿Por qué? En rigor, muchos usuarios no se inscribieron al Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) y el objetivo es buscar a aquellos que requieran la ayuda del Estado para afrontar los costos. Pero hay otro motivo: tal como indica Bassano, los aumentos retroactivos pueden ser rechazados por la Justicia.

El 22 de septiembre pasado, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) aprobó los cuadros tarifarios para los usuarios residenciales de ingresos medios de las distribuidoras Edenor y Edesur, a las que instruyó a realizar la adecuación a partir de la determinación del tope de consumo de 400 kWh por mes.

En las normas también se indicó que las dos compañías deben informar en las facturas en forma discriminada los cargos variables, tanto para los primeros 400 kwh como para los excedentes a ese tope. La escala de los valores de los cargos variables para los consumos superiores a los 400 kwh fue detallada en los anexos de las resoluciones, y representa un ajuste respecto de los valores inferiores al tope, que va del 40,9% al 49,9%.

De todos modos, el aumento se postergará hasta octubre, al menos en cuanto a la electricidad pero podría replicarse con el gas.