La beba robada “bajó un poco de peso, estaba con hambre y un poco sucia”, dijo su abuela

Igualmente destacó que Aylin "está bien y le están por dar el alta".

La abuela materna de la beba robada ayer del hospital Alende del partido de Lomas de Zamora, que apareció por la tarde y fue restituida a su madre en el centro de salud, dijo esta mañana que la pequeña “bajó un poco de peso, estaba con hambre y un poco sucia” pero que “está bien” de salud y que “le están por dar el alta”.

Según fuentes policiales, la sustracción de la beba ocurrió a las 9.30 de ayer cuando “una mujer, simulando ser enfermera/médica” del hospital Alende, ubicado en Claudio de Alas 2500 de la localidad de Ingeniero Budge, ingresó a la habitación 107 e informó a la madre, Nicole Sandoval, que debía llevar a la niña a realizar controles pero no regresó.

Además, sostuvieron que la mujer detenida argumentó que “venía de la costa, de Mar del Tuyú, y que la bebé nació el 30 de noviembre”, pero no tenía ningún tipo de papeles de la menor.

Sospechamos que no actuó ella sola”, aseveró Luisa, abuela de la beba, y añadió que la mujer detenida dijo que “se la vendieron” .

Sobre el estado de salud de la beba, relató que “bajó un poco de peso, estaba con hambre y un poco sucia”, pero remarcó que “está bien y le están por dar el alta“.

Asimismo, en diálogo con el canal C5N, manifestó que la beba, a quien los padres llamaron Ailyn Isabella, tenía la pulsera que le ponen en la clínica pero la mujer que se la llevó “tuvo la tranquilidad de cambiarse, cambiar a la nena y llevársela sin ninguna dificultad”.

Al respecto, contó que tiró la ropa en un tacho de basura del lugar, pero que ahora está en poder de la policía.

Por otra parte, Luisa sostuvo que el hospital “lo único que nos dijo es que una vez que encontremos a Ailyn le pidamos explicaciones, y que las personas que fueron negligentes o cómplices van a estar a disposición de la justicia y que ya no iban a trabajar más ahí”.

Y relató que cuando ella quiso ingresar a conocer a su nieta no se lo permitieron los agentes de Seguridad, pero la mujer detenida entró y se la llevó.

“Para mí tiene que haber una investigación y saber si realmente tuvieron algo que ver o había cómplices”, insistió la mujer.

CÓMO ENCONTRARON A LA BEBA ROBADA

Tras siete horas de búsqueda fue un llamado al 911 dio la pista definitiva para localizar y rescatar a la bebé y detener a Erika Castaño, de 27 años, la principal sospechosa y que vive en San Clemente del Tuyú a la que identifican como la misma mujer que se hizo pasar por médica para llevarse a la niña.

La investigación de la desaparición estaba a cargo de la fiscal Silvina Estévez, titular de la UFI 4 de Lomas de Zamora.

La recién nacida fue hallada en la terminal de colectivos de Llavallol por la Policía Bonaerense, cuando la secuestradora intentaba viajar con ella otros documentos que el certificado de nacimiento que le había sacado a la madre biológica antes de llevarla fuera del Hospital.

Horas más tarde, Nicole, la madre, le confirmó a la policía que la mujer que arrestaron era la supuesta médica que se había llevado a su hija con la excusa de realizarle estudios.

Al respecto, no se descarta la hipótesis de que haya gente del hospital involucrada en el caso y que pudo tratarse de un operativo de trata de personas.

secuestro beba