Se realizó la cuarta audiencia del juicio por el crimen del custodio

La familia de uno de los acusados dijo sufrir amenazas de barras. Declaró un policía y un ex presidente de Racing.

Se reanudó este viernes el juicio por el homicidio de Pablo Liendo. Los acusados son Ítalo Ariel “Cebolla” Romeo y Pablo Luis Russo. Testigos apuntaron contra Romeo y admitieron que viven con temor a represalias de la barra de Independiente.

Héctor Anselmo, policía que integraba el Gabinete de Homicidios de la DDI de Lanús al momento del hecho, contó ante los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 que a raíz de los datos recolectados por el monitoreo de las cámaras de seguridad, “fue identificado un masculino apodado Cebollita”. La tarea se basó en el seguimiento del vehículo involucrado, una camioneta Partner color gris. “No recuerdo muy bien, pero creo que el apodo era así. Fue captado junto a Russo en el Shopping del Alto Avellaneda después del hecho”, indicó.

Por su parte, un empleado de la carnicería del padre de Russo precisó como el hombre fue amenazado “para que su hijo no dijera nada”. Según aseveró, tras el hecho se acercó al negocio de Gerli un hombre que habría ido de parte de “Bondiola”, para exigir que no hable. “Le dijeron al papá de Pablo que su hijo era un perejil y que se callara la boca porque los iban a matar a todos y sabían que su nieto iba al jardín de Independiente”, añadió.

Más tarde, el padre y la hermana del imputado expresaron su temor a represalias. El hombre contó que tras el allanamiento en el que detuvieron a su hijo, fueron amenazados de muerte en varias oportunidades por allegados de Romeo y Bondiola, quien en una oportunidad se presentó en la carnicería.

“Eran barrabravas de Independiente y no hicimos la denuncia por recomendación de nuestro abogado en ese entonces. Que nos dijo que eran gente muy peligrosa”, manifestó, mientras que su hija aseguró que teme por su vida y la vida de sus hijos. “Tengo ataques de pánico y miedo todo el tiempo. Temo por mi y por mis hijos. Nos amenazaron varias veces con que los iban a matar si Pablo decía algo, decían que se la tenía que bancar”, contó.

El ex presidente de Racing Juan De Stéfano fue uno de los que declaró. Contó la violencia con la que se manejan los barrabravas en el país y afirmó haber escuchado los nombres de “Cebolla” y “Bondiola” como integrantes de la barra de Independiente.

“La palabra lo dice, la barra brava en general va a la cancha para pelear y generar disturbios. Hoy se ha hecho un negocio que acrecentó el problema y es normal que los dirigentes tengan miedo”, expresó. “Conozco a Luis Russo (padre), por quien tengo un profundo respeto por ser una persona honesta que siempre se dedicó a trabajar. Cuando me contó que lo amenazaron y no hizo la denuncia por recomendación de su abogado le dije que era un grave error”, detalló.

Previo Crearon un Mapa de la Memoria de Lomas
Siguiente San Albano buscará sorprender al líder