Comenzó el juicio por el asesinato del custodio Pablo Liendo

En la primera audiencia declaró Martín Gómez, el chofer que sobrevivió al ataque, aunque no pudo reconocer al atacante.

Comenzó este lunes, en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, el juicio a Pablo Luis Russo e Italo Ariel Romeo, por el crimen del custodio Pablo Liendo. Llegan acusados de “homicidio criminis causa”.

El testigo que abrió la jornada de declaraciones fue Martín Gómez. Se trata del chofer que acompañaba a Pablo Liendo en el vehículo de la empresa de seguridad “Control”. También formaron parte de la audiencia un policía que intervino en la escena del crimen y un empleado de la financiera. Es que el auto en el que viajaban el testigo y Liendo custodiaba un auto particular, en el que viajaba un empleado de la financiera.

“Vino una persona a amenazarme con un arma y cuando giré la cabeza, mi compañero disparó una ráfaga y yo quedé en el medio. Después, lo vi a mi compañero herido. No me lo voy a olvidar nunca más. Después me desmayé porque me habían disparado  y no me acuerdo más de nada”, contó. No pudo reconocer al agresor.

El fiscal Jorge Bettini informó a los jueces del TOC 10 -José Ignacio Polizza, Daniel Mazzini y Susana Silvestrini- que tratará de probar que Pablo Russo e Italo Romeo son culpables del delito de “homicidio y tentativa de homicidio para procurar su impunidad (Criminis causa), robo calificado por el empleo de arma de fuego y por ser en poblado y en banda”.

Además, sumó la acusación de “falsa denuncia” del robo de su auto por parte de Russo para despistar a los investigadores.

“Voy a probar que el 12 de mayo de 2016, cerca de las 13.45 horas en la intersección de las calles José Ingenieros e Hipólito Yrigoyen (Remedios de Escalada), Pablo Russo e Italo Romeo, con al menos dos personas más, con el reparto de roles previamente acordado, con armas de fuego en su poder y el empleo de la violencia, trataron de cometer el robo sin haber concretado su objetivo y mataron a una persona e hirieron a otra”, señaló el representante del Ministerio Público Fiscal.

Por su parte, la abogada de la parte damnificada, Marcela Villordo, adhirió a la solicitud del fiscal, mientras que los abogados defensores afirmaron que tratarán de comprobar la inocencia de sus clientes. “Esta defensa tratará de comprobar que Russo se encontraba en el lugar del hecho pero que no participó de él. Por otra parte, sostenemos que la falsa denuncia del robo de su auto fue realizado como consecuencia del temor por una amenaza”, precisaron.

Este martes continuarán los testimonios. Se espera que hasta el viernes haya declaraciones y luego se realice la jornada de alegatos. El último paso es la lectura del veredicto y la sentencia.

Previo Buscan que el 30 de noviembre sea feriado, por el G20
Siguiente Di Lorenzo: “Tenemos plantel para hacer un buen torneo”