“Era nuestro deber buscar justicia por Nico”, aseguró Anahí

La hermana de Nicolás Vázquez señaló que la detención de Héctor Amarilla trajo “alivio”. Ahora, espera los tiempos de la Justicia.

A días de la detención de Héctor Amarilla, el ex policía acusado por el asesinato de Nicolás Vázquez en Lanús, la familia se dispone a esperar los tiempos de la Justicia, pero con la certeza de haber hecho todo lo posible para que la muerte del joven no quede impune. “Era nuestra deber buscar la justicia por Nico”, sostuvo la hermana Anahí Vázquez.

En diálogo con Info Región, la mujer admitió que si bien era algo que esperaba desde  hace tiempo, la tomó por sorpresa. “A pesar de tanta lucha, pensé que no iba a llegar”, explicó, aunque aclaró que “la iba a seguir hasta las últimas consecuencias”. “Alivio”, es el término que utilizó la describir el presente, pero aclaró que “el dolor nunca se va”.

Ahora, con Amarilla detenido, sólo resta esperar los tiempos de  la Justicia. Por el momento, debe confirmarse  la prisión preventiva y luego la defensa resolverá qué pedidos hace en el marco de la causa caratulada como “homicidio doblemente agravado por alevosía y por su condición de policía”. “Tiene derecho a su defensa asique hay que ver qué es lo que presenta su abogada”, explicó Anahí.

El lunes fue trasladado a los Tribunales de Lomas de Zamora, pero se negó a declarar. En torno a los avances, la hermana de Nicolás consideró “lógico” que el acusado quiera “esquivar un montón de cosas”, pero tiene confianza en la Justicia y que, una vez que haya juicio, sea condenado a prisión perpetua.

“Yo sé que me va a tirar abajo un montón de cosas, pero las pruebas están todas”, insistió, al tiempo que estimó que “la defensa va a querer que se baje la condena”.  La familia de Nicolás denunció desde un primer momento que se trató de un caso de gatillo fácil. “Era nuestra deber buscar la justicia por Nico porque no era un delincuente y si así lo fuera, lo hubiese detenido y lo llevaba a la comisaria. Para eso están ellos”, sentenció Anahí.

Amarilla fue detenido el 3 de febrero en la localidad de Rafael Calzada, informó la Gendarmería, fuerza a cargo del operativo. El arresto se llevó a cabo durante un allanamiento de urgencia, realizado por efectivos del Comando Unificado de Fuerzas de Recaptura de Evadidos (Cufre) de Gendarmería, debido a que los pesquisas tras tomar conocimiento de que Amarilla estaba en ese domicilio.

En torno a las demoras, Anahí insistió en que la familia tiene “bien claro” que el ex policía de la bonaerense estuvo “cubierto” por las  fuerzas de seguridad. Y explicó que el fiscal solicitaba que lo buscaran en Paraguay, pero el informe de Interpol siempre “salía negativo”. Sobre el ex policía pesaba un pedido de captura nacional e internacional.

EL CASO

Nicolás Vázquez (18) ingresó el 25 de septiembre de 2013 a un local de indumentaria deportiva ubicado en 9 de Julio y Oncativo, Lanús, se probó ropa y salió sin comprar nada. Al salir, fue perseguido por el acusado. A las dos cuadras Nicolás se frenó y le mostró que no tenía ninguna prenda robada. Uno de los testigos declaró que Amarilla le disparó. El cuerpo de Nicolás fue encontrado con un disparo en el cuello.

El policía argumentó desde un primer momento que se trató de un enfrentamiento, pero la familia insiste con que fue un caso más de “gatillo fácil”, porque las cámaras de seguridad muestran que Nicolás Vázquez estaba desarmado. En esa época Amarilla era el jefe de la comisaría 2 de Lanús y, según los voceros, se autolesionó de un disparo en una pierna para simular que había mantenido un tiroteo con el joven al que había matado.

Previo Argentina venció a Uruguay y clasificó al Mundial de Polonia
Siguiente Tranfo espera “una muy buena elección a nivel local”