Polémica por el libro de Daniel Lagostena sobre Érica Soriano

Desde la cárcel, el hombre condenado por el femicidio cuenta su "verdad" en un libro. La editorial confirmó a Info Región que no será publicado.

En los últimos meses, un PDF comenzó a circular. ¿La promesa? “La verdad sobre el caso Érica Soriano”. ¿El autor? Daniel Lagostena, condenado a 22 años de prisión por el crimen de la joven que estaba embarazada.

Acusaciones a la prensa que siguió el caso desde el momento de la desaparición de la joven, quejas por la forma en la que se desarrolló la investigación, críticas a la familia de Érica, mails y fotos, forman parte del texto difundido y escrito por Lagostena.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora lo consideró responsable del delito de “homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género” y lo condenó a 22 años de prisión. En el mismo fallo, los jueces pusieron la lupa sobre allegados al condenado.

Érica Soriano tenía 23 años y estaba embarazada de dos meses y medio cuando fue vista por última vez el 20 de agosto de 2010. Daniel Lagostena había asegurado que la joven se había dirigido a visitar a su madre en la localidad de Villa Adelina. Lo cierto es que nunca llegó a destino. El cuerpo de Érica nunca apareció.

El arte de tapa del libro

“Érica Paola Soriano desapareció el sábado 21 de agosto de 2010 y el despecho de alguien más la sugestión de muchos hicieron que se abandonara la búsqueda a la brevedad y se abonara una hipótesis criminal inconcebible sin más fundamentos que una asociación fantástica caprichosa e insostenible con una mafia de los crematorios inexistentes, con ausencia absoluta de argumentos firmes, con la difusión de cualquier aspecto forzado a emparentarse con lo macabro, con la omisión de la realidad, la omisión de eventos claves y objetivos. Con un exceso de casualidades y con todas las personas del entorno de Érica llamativamente organizadas para faltar a la verdad. Un infierno que alguien debería revertir, una privación de la libertad injustificada que lleva años, con todo lo que implica”, señala la primera parte del texto difundido.

El boceto advierte sobre “poca solidaridad y mucho sensacionalismo”. Acusa a la prensa. Según Lagostena, “la demanda de sangre de la mayoría del público era la perdición para la poca ética de algunos periodistas”. Hace un recuento de artículos periodísticos publicados por diversos medios nacionales.

También hace su relato del juicio y la investigación penal preparatoria. Advierte sobre innecesarios allanamientos, pericias y hasta denuncia que se siguió el consejo de un “brujo”, que habría advertido que Érica murió en la casa de Santiago Coronel 1433, Lanús.

Respecto a los mails que circularon, advierte: “Por vía de este hackeo que sí es justificable, dieron con la lectura del intercambio de mails entre Érica y yo, pero solo seleccionaron y le dieron máxima difusión a unos tres o cuatro en los que, sobre todo yo, le hacía algunos reproches usuales dentro de cualquier relación de pareja donde a veces hay algunas diferencias o reclamos”. “Pero el grueso de ellos, llenos de ternura, respeto y buenos deseos no fueron tenidos en cuenta generando una información parcial y difusa”, apunta.

“Su verdad, no es la verdad”, replica Esther Soriano, la madre de Érica. Desde la Editorial Autores de Argentina confirmaron a Info Región que el libro no será publicado. “La editorial no va a publicar ningún libro sobre el caso de Erica Soriano”, precisaron ante la consulta del medio.

Lagostena debe purgar una condena de 22 años de prisión, pero la sentencia de 2018 abría la puerta a otra causa. El TOC recomendaba “extraer testimonio del veredicto y de la presente y remitirlos a la UFI 3 a efectos de que su titular tome conocimiento de las declaraciones prestadas por Gilberto Vázquez, Viviana Lagostena, Braian Poublan, Joan Manuel Fontela, Elías Poublan, Lorena Lagostena, Leonardo de Simone, Gabriel De Lio y Viviana Correa a fin de profundizar la investigación e identificar a quienes participaron en el ocultamiento del cuerpo sin vida de Érica Soriano.

Vale remarcar que los últimos tres mencionados –De Simone, De Lio y Correa- expusieron sobre “el ambiente” de los crematorios durante el juicio. “En el ambiente funerario se rumoreaba que se hacían desaparecer cuerpos en el Cementerio de Lanús” , señaló De Lio durante el proceso, que se realizó en 2018.

Previo Cuarto día de búsqueda del nadador de Adrogué
Siguiente Inquilinos celebran la quita de un impuesto