A cuatro años de la Ley de Electrodependientes, aún hay hogares sin fuentes alternativas de energía

Esta situación se hizo evidente el fin de semana, con los cortes de luz provocados por el temporal de viento. Críticas a Edesur.

El temporal de viento del fin de semana provocó numerosos cortes de luz en la Región y muchos de los miles de hogares afectados eran residencias en las cuales viven personas electrodependientes. Es decir, aquellos que necesitan electricidad para seguir viviendo. Desde la Asociación Argentina de Electrodependientes (AAdED) advirtieron que a cuatro años de la sanción de la Ley que los ampara, muchos siguen sin tener una fuente alternativa de energía.

“No puede ser que a cuatro años de la sanción de la Ley 27.351 todavía lamentamos que en los hogares no cuenten con fuentes de energía alternativa”, lamentó Mauro Stefanizzi, titular de la Asociación Argentina de Electrodependientes (AAdED) e impulsor de la iniciativa.

El temporal del fin de semana hizo que a 15 usuarios electrodependientes sufrieran el corte del suministro eléctrico, vital para ellos. Ante la dramática situación, tuvieron la asistencia civil y se encuentran a la espera de grupos electrógenos. “Por suerte no tuvimos que lamentar ninguna internación ni nada, asique se fueron resolviendo los casos, lo que no implica que no haya sido un nivel de estrés y angustia terrible, porque era una lucha contrarreloj”, admitió Stefanizzi, referente de la Coordinación de Electrodependencia de Lomas de Zamora.

Contó que estas personas se contactan con la AAdED por las redes sociales, y ellos se ocupan de mandar mensajes a Edesur. “A veces nos da respuesta, a veces no. Y empezamos a articular con algunos municipios, algunos a través de Defensa Civil asisten, otros lamentablemente no, pero vamos buscando las distintas herramientas para evitar el traslado, sobre todo en un contexto de pandemia”, explicó.

Reconoció que es habitual que “a medida que aumenta la temperatura, aumenten los cortes”. “Desde hace ya unos meses nos hemos juntado con  el ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad) y con la Secretaría de Energía como para poder diseñar algún plan de contención para estos casos, sabiendo que  la empresa no da las respuestas en tiempo y forma”, contó. También se creó una cuenta solidaria para que los hogares con electrodependientes puedan hacer los cambios establecidos para tener fuentes alternativas de energía según la reglamentación de la Ley 27.351.

Un año de padecimientos

El titular de la Asociación Argentina de Electrodependientes señaló que fue un año difícil y complejo para las personas que necesitan de la electricidad para vivir. Lo padecimos muchísimo porque muchas empresas de internación priorizaron lo que tiene que ver con el abastecimiento para los hospitales, especulando y desabasteciendo a la internación domiciliaria”, precisó Stefanizzi.

En este marco, admitió que “faltaron medicamentos, insumos, lo cual llevó a situaciones límites”. Las familias de personas electrodependientes extremaron los cuidados porque “cualquier virus para ellos puede ser mortal, ni hablar de un virus poco conocido como fue el Covid-19”.

“Fue complejo, difícil, sobre todo para los que estaban en internación domiciliaria, porque por mas que se hayan aislado, los enfermeros van y vienen así que también hubo complicaciones de ese tipo”, reconoció Stefanizzi, a la vez que auguró: “Esperemos que el 2021 sea un poco más tranquilo en ese sentido”.