Otro femicidio en la Región: Mató a su pareja, hirió a un vecino y se suicidó

Ocurrió en Remedios de Escalada. La víctima fue identificada como Analía Gauna, de 46 años.

Un hombre asesinó a su mujer, hirió gravemente a un vecino y luego se suicidó en la localidad de Remedios de Escalada, según informaron fuentes policiales.

Se trata del tercer femicidio en la Región en lo que va de la semana, luego de los crímenes de Daiana Devuono, en Glew, y el de Carolina Ledesma, en Ingeniero Budge. Se le suma también el fallecimiento de Rocío Micaela Cortés, que había sido quemada durante una discusión con su pareja en El Jagüel el 5 de febrero.

La víctima fue identificada como Analía Gauna 46 años. El femicida, además baleó al dueño de un corralón que quiso ayudar a la víctima y luego se suicidó. Ocurrió cerca de las 9 del viernes en una vivienda de la calle José León Suárez y Dardo Rocha, de esa localidad del partido de Lanús.

Fuentes policiales informaron que todo comenzó cuando Gauna comenzó a discutir con su pareja, Alejandro Saraceni. En medio de la discusión, el hombre atacó a la mujer y le disparó dos balazos, lo que le produjo heridas mortales. Luego salió a la calle y continuó disparando al aire, dijeron las fuentes.

Ante esa situación, vecinos de la cuadra salieron a la calle para ver lo que estaba ocurriendo, entre ellos el dueño de un corralón, llamado Héctor Parrilla (45), quien recibió dos balazos en el cuerpo disparados por Saraceni.

Fuentes policiales dijeron que varios vecinos llamaron a la policía, por lo que efectivos de la comisaría de Remedios de Escalada se dirigieron al lugar. Antes de su arribo, Saraceni se disparó un balazo en la cabeza y se suicidó.

Los policías que llegaron a los pocos minutos hallaron al vecino Parrilla herido gravemente con dos impactos de bala en el pecho y en el abdomen, y fue trasladado al Hospital Evita, donde fue intervenido quirúrgicamente y permanecía internado en estado reservado.

Encontraron en uno de los ambientes de la casa un revólver calibre 38, marca Jaguar, dos carabinas, dos escopetas, como así también cocaína, marihuana y una balanza de precisión.

El hecho es investigado por personal de la comisaría local que trabaja bajo las órdenes de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

Previo El Taladro logró su primera victoria desde la llegada de Crespo
Siguiente La Iglesia alemana admitió que destruyó pruebas sobre abusos