Dos jóvenes fueron detenidos por el crimen del diácono

Tienen 19 y 20 años y son sospechosos del homicidio de Guillermo Luquin, cuyo cuerpo fue descubierto por su sobrino.

Dos personas fueron detenidas en las últimas horas, sospechadas de ser partícipes del crimen del diácono de Temperley, cuyo cuerpo fue descubierto el domingo por un sobrino de la víctima. Guillermo Luquín tenía 52 años.

Los detenidos son dos jóvenes de 19 y 20 años y creen que eran conocidos de la víctima.

Luquin tenía varios politraumatismos en la cabeza y cinco lesiones punzocortantes, una de ellas que le afectó la carótida y que se cree fue la herida que le provocó la muerte.

La hipótesis del robo fue desestimada justamente porque sólo falta el teléfono de Luquín y el resto de la vivienda estaba ordenado y limpio. Además, los peritos no detectaron que los ingresos al domicilio hayan sido violentados. Creen que la víctima conocía a su o sus asesinos y les permitió el ingreso.

El expediente, caratulado como “homicidio”, está a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

Luquín era referente pastoral en las parroquias carmelitas de Lomas y Banfield Este, especialmente en Nuestra Señora del Carmen. Había nacido el 5 de agosto de 1966 y fue ordenado diácono el 19 de octubre de 2002 por el entonces obispo diocesano, monseñor Agustín Radrizzani.

Previo Identificaron un nuevo nombre de un soldado argentino caído en Malvinas
Siguiente Gioja: “La foto final va a ser todos juntos”