Primera semana de trabajo en Canale: “Estamos con mucha alegría, es un premio al esfuerzo”

Nicolás Macchi, referente de los trabajadores de la coopertiva, valoró la medida de la Justicia para permitirles volver a trabajar y apuntó que espera “lo mejor para todos”.

Y un día volvió. Luego de meses sin poder trabajar, los empleados de Canale de Llavallol fueron informados que el Juzgado que interviene en el caso dictó la quiebra y están habilitados para trabajar como cooperativa. Desde el lunes, los trabajadores realizan las tareas en la fábrica.

Estamos con mucha alegría. Es un premio al esfuerzo y a la enorme lucha que dimos. Es una mezcla de emociones por todo lo que pasamos que fue muy duro. Que nos den esta posibilidad es un premio por lo que peleamos. Es una sensación difícil de explicar”, indicó el referente de los trabajadores Nicolás Macchi, en diálogo con Info Región.  

Desde el lunes, la Cooperativa de Trabajadores Metalúrgicos de Llavallol (Cotramel), que fue conformada en diciembre del año pasado, anunció que la Justicia les dio el aval para comenzar a trabajar en la ex Canale a la espera de la sentencia definitiva. “Estamos a la altura de las circunstancias”, afirmó Macchi. 

Las expectativas están puestas en llegar a producir como lo habíamos hecho en su momento, con volumenes bastante importantes. Tenemos la confianza necesaria para ir recuperándonos día a día. No va a ser fácil pero estamos dispuestos a asumir el compromiso”, agregó.

El trabajo

“Concluimos la primera semana de laburo, nos está yendo muy bien”, comentó Macchi. El trabajador señaló también que “se están haciendo las cosas con normalidad” pero que lo más complicado “es la parte administrativa”, mientras que desde lo operativo “estamos como siempre”. 

Nos pone muy contento que confíen en nosotros. Vamos a seguir buscando más clientes todavía. Afrontaremos los problemas con la seriedad y predisposición de siempre”, advirtió. 

El conflicto

Hace meses que los trabajadores reclamaban el pago de salarios adeudados y volver a sus puestos de trabajo, ya que la producción se encontraba paralizada y a fines de octubre de 2018 fueron despedidos.

Los 86 trabajadores recibieron telegramas que indicaban que desde el 1 de noviembre ya no tienen vínculo con la empresa.  En ese momento comenzó una lucha que contempló un acampe, movilizaciones y la organización en una cooperativa.

Somos respetuosos de la Justicia. Esperamos que sigan respondiendo como corresponde. Nosotros vamos a seguir trabajando y generando un buen capital para mostrar una buena imagen a quienes nos permitieron volver acá”, destacó Macchi. 

Y concluyó: “Es injusto lo que nos pasó. Queremos agradecerle a la Justicia trabajando y poniendo la fábrica de pie. Nosotros confiamos en ellos y ellos en nosotros. Queremos que salga lo mejor para todos”.

Previo El Papa, los migrantes y un mensaje que llama a la reflexión
Siguiente Moyano teme que el Gobierno haga “trampa” en las elecciones