UC presenta proyectos sobre créditos


El dólar cerró a 28.80 pesos para la venta en el Banco Nación, el lunes, y el mercado inmobiliario se ve afectado. Desde el bloque de Unidad Ciudadana de la Cámara de Diputados apuestan a llevar tranquilidad al sector y la población, a partir de la presentación de dos proyectos de ley.

Desde el Colegio de Martilleros de Lomas de Zamora habían advertido un “freno” en las operaciones frente a las fluctuaciones de la divisa estadounidense. Esta realidad tiene su réplica en todo el país y el dólar sigue subiendo. El temor de los posibles compradores y la desvalorización de moneda local generan que el dinero que otorga el banco no alcance para adquirir la propiedad, tasada en dólares.

La diputada Mónica Macha presentó una iniciativa para que los créditos UVA se modifiquen en función de los salarios. “Creemos que no es justo que sea quien toma el crédito el que asuma todo el riesgo, y que éste debe ser compartido también por los bancos. Más aún, teniendo en cuenta el ritmo de la inflación y el retraso que están sufriendo los salarios”, planteó.

“Por eso es necesario que los Créditos UVA se actualicen mediante la aplicación del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) o mediante el Coeficiente de Variación Salarial (CVS), el que resulte menor”, explicó la legisladora de Unidad Ciudadana.

Máximo Kirchner, en tanto, presentó una iniciativa que pretende otorgar una compensación económica a todas aquellas personas a las que se les hubiere otorgado un crédito hipotecario efectuando entrega de seña para reservar el inmueble y que, producto de la devaluación,  hayan desistido del crédito hipotecario y perdido ese dinero.  “Se busca dar una solución a muchas familias argentinas que perdieron la oportunidad de acceder a la casa propia por la busca devaluación”, explicó.

El texto, que además cuenta con las firmas de Agustín Rossi, Cristina Alvarez Rodriguez y Fernando Espinoza, establece que se realice la compensación cuando se produzca una variación de tipo de cambio nominal, igual o mayor al 10 por ciento entre el momento del otorgamiento del crédito y el de la firma de la escritura. “La compensación económica será igual a la suma total en pesos correspondiente a la seña o arras entregada para reservar el inmueble por el cual se tramitó el crédito hipotecario, no pudiendo ser gravada con ningún tipo de impuesto y siendo inembargable”, dice el texto.

El proyecto dispone que la solicitud de la compensación económica se hará ante la ANSES, que será la autoridad de aplicación de la ley y tendrá a su cargo el pago de la compensación económica en el plazo de 30  días corridos desde el cumplimiento de los recaudos exigidos. “Producto de la brusca variación del tipo de cambio, tal como viene sucediendo en los últimos meses, los tomadores de créditos se convierten en víctimas de un doble perjuicio: la frustración de desistir del crédito hipotecario por la imposibilidad de afrontar los nuevos montos generados por la modificación del tipo de cambio, y la pérdida de la “seña” que produce un perjuicio económico adicional para las familias”, analizó.

Previo La Iglesia convoca a una “misa por la vida”
Siguiente Médicos reclaman la convocatoria