Sin avances en la instalación de cámaras de seguridad en colectivos

Choferes de la 165, 338 y 514 denuncian que los robos “son reiterados” pero “ya ni se habla de las cámaras”.

Varios colectivos cambiaron su recorrido en Lanús por dos robos que se perpetraron en la misma esquina con una diferencia de 12 horas. El viernes pasado, la Policía de la provincia de Buenos Aires realizó una serie de allanamientos y detuvo a seis personas. Más allá de las detenciones, cabe preguntarse ¿qué pasó con las cámaras de seguridad que el gobierno bonaerense prometió para intentar frenar los hechos delictivos en el transporte público?

Info Región consultó con varias líneas de colectivo que recorren la Región, pero la respuesta es que las unidades continúan funcionando sin cámaras de seguridad. El compromiso de María Eugenia Vidal fue que todos los colectivos contarían con el dispositivo antes de finalizar el año. En mayo, este medio había hecho una consulta por este tema, pero no hubo avances.

En diálogo con este medio, choferes de las líneas 165, 338 y 514 indicaron que “ya ni se habla de la instalación de las cámaras de seguridad”. “Lo de las cámaras de seguridad (medida publicada en abril en el Boletín Oficial) está olvidado completamente, así como pasó con las cabinas”, lamentó Carlos Paz, colectivero del 338.

Paz contó que antes, los choferes “sufrían las consecuencias” de pasar por las zonas de boliches. “Los pibes subían alcoholizados y a veces se armaban batallas campales arriba del colectivo”. Sin embargo, en los últimos tiempos se sumó otro problema. “Como en los últimos meses va mucha gente al Mercado Central, cerca de donde pasamos nosotros, ahí pasan las cosas más graves. Los robos son reiterados y muchas veces vemos como le roban a la pobre gente que va para hacer compras porque no le alcanza”, señaló.

Los robos son reiterados y muchas veces vemos como le roban a la pobre gente que va para hacer compras

En la 514, línea que el año pasado sufrió la pérdida de Carlos Sánchez, el colectivero asesinado en Claypole, la situación no es distinta. “Cuando pasa algo se acuerdan de las cámaras pero después se olvidan de nosotros”, lamentó, al tiempo que confirmó: “Sigue todo igual y seguimos sin cámaras. No hay novedad sobre eso”. “Mientras tanto, nosotros seguimos siendo víctimas de la inseguridad y no creo que esto vaya a cambiar”, apuntó.

La situación del Expreso Lomas es más compleja. Debido al conflicto que atraviesa la empresa con respecto a los propietarios, la prioridad parece “ir por otro lado”, indicó el delegado Patricio Alomo, quien contó que “nadie habla de instalar cámaras”. “Afortunadamente, nosotros no sufrimos tantos robos como otras líneas, pero igual nadie es ajeno a la inseguridad”, contó.

Nadie habla de instalar cámaras

En los últimos días, las líneas 540 y 543 advirtieron a sus usuarios a través de su página de Facebook que cambiarían su recorrido debido a los reiterados hechos de violencia que sufren los choferes y pasajeros. Uno de los ómnibus habría sido apedreado, razón por la cual los trabajadores optaron por evitar pasar por la zona donde fue la agresión.

Previo El PBI cayó 4,2% en el segundo trimestre
Siguiente Clubes de barrio de la Región se unen para enfrentar la crisis