Primera B: Prudencio dejó Talleres y se mudó a Mendoza

El delantero rescindió su vínculo con el Tallarín de Remedios de Escalada y vestirá la camiseta de Independiente Rivadavia de Mendoza en la Primera Nacional.

Foto: Prensa Talleres.

Ángel Prudencio no es más jugador de Talleres de Remedios de Escalada. El delantero de 29 años rescindió este martes su vínculo contractual con la institución para sumarse a las filas de Independiente Rivadavia de Mendoza, conjunto que milita en la Primera Nacional.

De esa forma, Rodolfo Della Picca pierde a uno de sus goleadores a pocos días de reanudarse la actividad oficial en la Primera B, ya que el Tallarín recibirá dentro de una semana a Tristán Suárez en Timote y Castro, por la primera fecha del torneo Clausura.

Baja sensible

Prudencio fue una de las fijas de Della Picca desde la llegada del experimentado entrenador al banco de suplentes del albirrojo. El ex Santamarina de Tandil fue, junto a Alejandro Aranda, el goleador del equipo con cuatro tantos en 12 encuentros disputados.

Entre las pálidas en el último semestre, el jugador sufrió una fractura en su pómulo en la fecha 13 ante Colegiales, por lo que se perdió desde ese punto el desenlace del Apertura. Con una pretemporada casi completa en Talleres, el equipo mendocino se lleva una pieza importante del equipo del sur bonaerense.

Este arribo a la Lepra llega a consecuencia del traspaso del delantero Gonzalo Klusener al fútbol de Honduras, por lo que se sumará a los trabajos con la intención de ganarse un lugar y aportar goles.

El reinicio

Talleres, luego de una serie de amistosos y una temporada que se trasladó durante todo enero, pondrá fin a los trabajos de preparación para encarar la primera fecha del torneo Clausura. El rival de turno, ante el que buscará los tres puntos, es Tristán Suárez y lo enfrentará el martes, desde las 21:05, en Timote y Castro.

Previo Identifican a los dos rugbiers acusados como coautores del crimen de Fernando Báez Sosa
Siguiente El Gobierno busca “mejorar” la Ley de Economía del Conocimiento