CASI suspendió a uno de los acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa

Se trata de Máximo Thomsen, sindicado junto a Ciro Pertossi como "coautor" del "homicidio agravado".

El Club Atlético de San Isidro (CASI) anunció este miércoles la suspensión del socio señalado como coautor del homicidio de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. “Repudiamos enérgicamente estos actos criminales”, señalaron desde la institución.

Máximo Thomsen y Ciro Pertossi están acusados de ser coautores del homicidio agravado en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell, perpetrado el pasado sábado. Thomsen jugaba en el Cluib Atlético de San Isidro (CASI), institución que lo desvinculó temporalmente este miércoles.

“La Comisión Directiva les informa que ha resuelto suspender al socio Máximo Thomsen, involucrado en los hechos acaecidos en la ciudad de Villa Gesell y que son de dominio público, de conformidad con lo normado por el artículo 27 de nuestro estatuto social”, señala el texto difundido, y apunta: “Acompañamos en el dolor a la familia de Fernando Báez Sosa, y repudiamos enérgicamente estos actos criminales reñidos por completo con los valores y principios de nuestro club”.

El crimen fue perpetrado el pasado 18 de enero. Según trascendió, el malestar entre los grupos comenzó dentro del boliche ubicado sobre la Avenida 3 de Villa Gesell, pero el personal de seguridad los retiró. Uno de los grupos halló a uno de los integrantes del otro y comenzó el ataque. Diez jóvenes lo emboscaron.

Más allá de las 10 detenciones, ya que Pablo Ventura ya no es señalado por el crimen porque no estaba en la ciudad balnearia, dos están acusados de perpetrar el homicidio, mientras que los demás serían partícipes necesarios. Se trata de Matias Benicelli, Ayrton Violaz, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Alejo Milanessi, Enzo Cornelli, Juan Guarino y Blas Cinalli.

“Esto no puede volver a suceder en nuestra sociedad y todos juntos debemos condenar expresa y enfáticamente estos sucesos de violencia. Ante esto, inmediatamente, la Unión Argentina de Rugby ya trabaja en redoblar los esfuerzos y generar un programa específico de concientización que colabore para que estos casos no sucedan nunca más. Lo implementaremos junto a las 25 uniones provinciales para que se traslade a los clubes, conscientes de que podemos ser parte de la solución a la violencia entre los jóvenes, independientemente de que no sea una exclusiva responsabilidad nuestra”, señala el comunicado de la Unión Argentina de Rugby (UAR).

El texto advertía que la UAR lamentaba “el fallecimiento” de Báez Sosa. Ante este término, desde distintos clubes y organizaciones salieron a pronunciarse. El presidente de la Subcomisión de Rugby del Lomas Athletic, Gustavo Ghirardi, dejó en claro que “no fue un fallecimiento, fue un homicidio”. “Son diez idiotas que juegan al rugby”, sostuvo respecto a los rugbiers acusados, despegando el deportes de la violencia.

Previo Se amplió la brecha entre el dólar oficial y el blue
Siguiente Cruz y Quevedo defendieron sus designaciones en la UIF