Abusó de chiquitos: lo condenaron a 9 años de prisión pero no irá a la cárcel

Juan José Bustos dictaba talleres en el jardín “Mis Pollitos”. Fue beneficiado con prisión domiciliaria y lo inhabilitaron para ejercer su profesión en ámbitos educativos.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora condenó a 9 años de prisión a Juan José Bustos por abusar de chiquitos de 3 y 4 años que asistían al jardín “Mis Pollitos” de Villa Fiorito. Si bien fue condenado, no irá a la cárcel porque fue beneficiado con la prisión domiciliaria.

En la jornada anterior el Tribunal había dictado veredicto condenatorio para el imputado con el beneficio de prisión domiciliaria. En este marco, el TOC 7 de Lomas de Zamora resolvió este viernes condenar a Juan José Bustos a la pena de nueve años de prisión y le otorgó una “inhabilitación especial perpetua para ejercer la profesión de artista en proyectos de arte educativos a desarrollarse en colegios o instituciones vinculados a menores de edad”. 

Bustos fue sentenciado “por resultar autor penalmente responsable del delito de abuso sexual gravemente ultrajante y por se cometido por el encargado de la educación en al menos seis oportunidades”. Fueron ocho las denuncias por abuso sexual a menores que llegaron a la Justicia en el 2017, pero finalmente fue sentenciado por seis de ellas. 

“Estamos conformes, el Tribunal actuó a derecho, habíamos pedido 10 años porque esa era la pena máxima en un caso como este pero creemos que 9 años es una buena sentencia”, valoró el abogado querellante, Walter Bogado, al tiempo que sostuvo que “no podrían haber sido menos años por la gravedad del hecho”.

“Se trató de una persona que ingresó a una institución educativa, que estaba a cargo de la educación de los menores y que abusó de ellos, por eso consideramos que está bien la pena y valoramos que el Tribunal haya tenido en cuenta estos agravantes a la hora de resolver”, indicó el letrado en diálogo con Info Región

Respecto del beneficio de la prisión domiciliaria, Bogado advirtió que van a apelar en el Ministerio Público Fiscal para intentar revertir la decisión. 

EL HECHO

El hecho tomó estado público el 25 de octubre de 2017, cuando decenas de familiares realizaron un escrache frente a la sede del jardín “Mis Pollitos” de Villa Centenario, para denunciar casos de abuso. Bustos daba talleres de teatro en la institución.

“Dos nenes contaron en diferentes situaciones que este hombre les hacia que se toquen las partes íntimas y les tocaba la cola“, señalaba uno de los padres hace dos años, cuando estalló el escándalo en la institución lomense.

Previo Banfield y Lanús ya conocen su fixture para la Copa de la Superliga
Siguiente Avellaneda: Kicillof y Ferraresi entregaron subsidios para obras en escuelas