Demoraron al hijo de la fiscal acusado de abuso

Se trata de Rodrigo Erguillor, quien se disponía a viajar a Madrid en medio del escándalo por la denuncia de abuso sexual. “Llamen a mi vieja”, pidió.

Rodrigo Erguillor fue denunciado por una joven de 22 años por abuso sexual. Efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) lo demoraron cuando se aprestaba a tomar un vuelo a Madrid para ver la final de la Copa Libertador.

Antes de ser demorado, dialogó con la prensa y señaló que le salvó la vida a la joven porque “la mina estaba por matarse”. Se refirió al video que tomaron los vecinos del edificio de San Telmo en el que se registró el hecho. Ella advierte que estaba intentando escapar por el balcón cuando él la toma del cuello.

Antes, había hecho un descargo a través de un vivo de Instagram en el cual se refirió a la denunciante, una joven de 22 años, como “una negrita de Ituzaingó” que intentaba “sacarle toda la plata”. También la mencionó como una “tanguita floja” y “gato”.

En ese descargo, mientras armaba un cigarrillo de marihuana y lo encendía, advertía que había tenido relaciones sexuales con ella en reiteradas oportunidades y en un momento, se fue al baño y cuando salió la encontró en el balcón. “Se quería matar y le salvé la vida. La Policía me decía ´flaco, sos un héroe´”, recordó.

Rodrigo Eguillor es hijo de la fiscal de ejecución penal de Lomas de Zamora, Paula Martínez Castro, y cuando los efectivos de la PSA lo aprehendieron, pidió: “Llamen a mi vieja”. Antes, había manifestado su malestar porque los medios lo señalaban como “el cheto de Banfield”, y aclaró: “Sólo viví 3 años en Banfield. Soy de Canning”.

La causa fue caratulada como “averiguación de ilícito”. “Se me acusa de algo que van a tener que demostrar. Al final del día, el que tiene la palabra es un magistrado”, apuntó el joven en declaraciones a los medios apostados en el aeropuerto internacional de Ezeiza. Finalmente, fue demorado.

Previo La Corte rechazó aplicar el 2x1 en delitos de lesa humanidad
Siguiente La industria sigue en caída