Para FIEL la industria crece pero hay luces de alerta

Para FIEL "la reimposición de medidas de aislamiento, el avance del ausentismo, el faltante de insumos, los conflictos laborales en sectores críticos como puertos y fronteras)y el conflicto con el sector productor de alimentos, recortarán a partir de mayo la dinámica de la recuperación industrial."

La producción industrial de abril mostró un salto de 60.7% en la comparación con respecto al mismo mes de 2020 – mes en el que la aplicación de las medidas de aislamiento social alcanzaba su mayor impacto sobre la actividad, un crecimiento que en varias ramas mostró saltos productivos de hasta tres dígitos como en el caso de la siderurgia o los minerales no metálicos, según revela la fundación de estudios económico FIEL en su reporte mensual.

Además, señala que en el caso de la producción de alimentos, “los extraordinarios precios internacionales impulsan un marcado avance en la producción de aceites”.

Al realizar la comparación con respecto a marzo, consigna varias actividades, con la excepción de la metalmecánica, los alimentos y bebidas y los químicos y plásticos, sufrieron caídas que exceden el impacto estacional de los feriados de Semana Santa.

El centro de estudios precisa que el avance de la pandemia de COVID determinó un incremento del ausentismo en las plantas a lo que debió sumarse la realización de paradas no anticipadas por faltantes de piezas, el freno en la producción para adecuar las líneas de producción y el recorte en la provisión de gas producto de los bloqueos en la zona de Vaca Muerta.

FIEL también considera que en la segunda parte del mes y entrado mayo, el recorte en el suministro de oxígeno industrial afectó a plantas de la cadena de valor siderúrgico-metalmecánica. Todos estos factores produjeron un retroceso en relación a marzo del 1.4%, que corregido por factores irregulares y estacionales resulta en un avance de 2.3%.

En su informe estiman que hasta abril “el proceso de recuperación industrial se sostiene, acumulando en los primeros cuatro meses del año un avance de 21% respecto al periodo enero – abril de 2020”.

Sin embargo, y perspectiva, sostienen que la reimposición de las medidas de aislamiento social a causa del lento proceso de inmunización; los faltantes de insumos; el conflicto con el sector productor de alimentos a partir de la decisión oficial de suspender las declaraciones juradas de exportaciones de carne y las amenazas de aumento de las retenciones a las exportaciones, “recortarán la dinámica de la recuperación industrial.”

Análisis por sectores

Según FIEL, el desempeño por sectores en el primer cuatrimestre, muestra a la producción automotriz que lidera el crecimiento con un avance de 81% en la comparación interanual, seguido de minerales no metálicos (+57.4%), metalmecánica (42.7%), despachos de cigarrillos (+29.8%) y la producción siderúrgica (+25.7%).

Las ramas de actividad que acumulan un crecimiento inferior al promedio de la industria son alimentos y bebidas (8.9%), insumos químicos y plásticos (8.4%), procesamiento de petróleo (7.1%) y producción de insumos textiles (1.1%).

Finalmente, la producción de papel y celulosa registra en el primer cuatrimestre del año y en la comparación interanual un retroceso de 2.5%.

Clasificados por tipo de bien, y considerando el aporte de la automotriz y la metalmecánica, el avance en el año es liderado por los bienes de capital que acumulan una mejora de 55.5%, seguido por bienes de consumo durable con un crecimiento de 49.9%

Por su parte, los bienes de uso intermedio registran una mejora de 16.4% respecto al mismo periodo de 2020 y aportan cerca del 40% del crecimiento acumulado de la producción industrial en el primer cuatrimestre.

Finalmente los bienes de consumo no durable acumulan en el periodo una recuperación de 11.3%, en la comparación con enero – abril de 2020 aunque es necesario considerar el aporte extraordinario de la producción de aceites de soja y girasol al bloque de alimentos, registran en 2021 el mayor nivel de producción acumulada en cuatro meses.

Para FIEL “la reimposición de medidas de aislamiento, el avance del ausentismo, el faltante de insumos, los conflictos laborales en sectores críticos como puertos y fronteras)y el conflicto con el sector productor de alimentos, recortarán a partir de mayo la dinámica de la recuperación industrial.”