Vuelve la colecta del refugio “El Campito”

Será el 9 de abril y son ocho los puntos de recolección, uno de ellos en Lomas de Zamora. ¿Cómo colaborar?

Foto: El Campito

Trece años cumplió el refugio “El Campito” de Esteban Echeverría, en el que residen unos 500 animales. Las restricciones implementadas por la pandemia le pusieron un alto a este y otros eventos que habitualmente realiza la ONG, pero hay revancha y vuelve la colecta. Será el 9 de abril.

La colecta por los camperitos se realizará el próximo 9 de abril, de 10 a 17, y son ocho los puntos de recolección, uno de ellos en Lomas de Zamora. Se suspende por lluvia.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las postas estarán en plaza Colombia (Montes de Oca y Brandsen, Barracas), plaza General Manuel Belgrano (avenida Juramento y Cuba, Belgrano), plaza Giordano Bruno (avenida Honorio Pueyrredón y Neuquén, Caballito). También hay puntos de recolección en Bella Vista (plaza Sourdeaux), San Isidro (plaza Márquez), Ramos Mejía (plaza Mitre), Quilmes (Plaza del Bicentenario) y Lomas de Zamora (plaza Victorio Grigera, Hipólito Yrigoyen 8700).

¿Qué donar? “Necesitamos varios insumos, productos de limpieza y medicamentos. Además, ese mismo día tendrás en cada punto un QR para hacer donaciones con todos los medios de pago”, señalan desde El Campito.

Entre los insumos más solicitados figuran cinta de tela para vendar, vendas de 10 cm y gasas; pañales XL sin elástico, zaleas, frazadas y toallas; correas y collares; latas de dulces vacías, almohadones y almohadas; bolsas de residuos grandes; alimento medicado renal, urinary y hepático; latas de alimento húmedo. También piden lavandina, desodorante de piso, amonio cuaternario, algodón, jabón líquido, guantes de látex, alcohol y Espadol, cloro

Piden respetar las pautas de cuidado en medio de la pandemia, como el uso de barbijo/tapaboca, uso de alcohol en gel y mantener distancia social (1,5 a 2 metros).

El Campito alberga 130 perros inválidos entre sus 500 habitantes. Busca concientizar y es pionero del sistema de “puertas abiertas”. ¿Qué quiere decir esto? Cualquier persona puede visitar el refugio o incluso formar parte del equipo de voluntarios de la organización. El círculo que se inicia con el rescate, continúa con la recuperación y culmina con la adopción.