Los productos de la canasta de proximidad siguen sin aparecer por las góndolas


La canasta ideada para que los almacenes y comercios de cercanía puedan ofrecer una canasta de 60 productos a precios acordados no puede siquiera dar sus primeros pasos, algo que, a esta altura, ya muchos sostienen que nunca ocurrirá.

Si bien la iniciativa cumple un mes, los problemas que afronta hoy son los mismos que los del inicio: la falta de productos en los mayoristas por lo que los pequeños comercios no logran completar sus góndolas.

Según los informes de las federaciones de comerciantes de los 60 productos que conforman esta canasta no se consiguen más de 20, una stuación que en el interior del país es mucho peor.

Según el presidente de la Federación de Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires (FABA), los inconvenientes más fuertes en este sentido se están dando en dos de los productos más importantes: aceite de girasol y el azúcar.

“Desaparecieron. No se trata de productos difíciles de conseguir, sino que directamente no están disponibles. El caso del azúcar es particular porque nunca hubo problemas, pero en cuanto se acordó que lo podríamos comprar a $ 69 el kilo, no vimos más la marca que forma parte de este programa”, apuntó Fernando Savore.

Por el momento, los representantes de los minoristas presentan la problemática ante la Secretaría de Comercio Interior, aunque sin respuestas: “El mensaje es que tengamos paciencia, que ya todo se va a solucionar. Pero esto ya lleva muchísimo tiempo de discusión y nunca se ven grandes avances”, dijo Savore.

“La realidad es que ya estamos muy descreídos de este programa. Es mucho el tiempo que llevamos tratando primero de implementarlo y luego de que funcione”, se quejó otro de los representantes del segmento minorista.

Estas demoras para que el sistema funcione llevaron a que los clientes de los minoristas casi no registren la vigencia de este programa: “La gente ni pregunta. Creo que esto tiene que ver con que nunca llegó a arrancar seriamente, y con que saben que estas cosas nacen y mueren al poco tiempo”, sostuvo Savore.

Previo a la implementación de esta canasta de 60 productos –que según lo previsto tendrá vigencia hasta julio, al igual que +Precios Cuidados, el programa para supermercados- ya se habían mostrado estos mismos inconvenientes.

El foco del conflicto está puesto en que tanto las alimenticias como los mayoristas deben bajar sus márgenes de rentabilidad para los productos involucrados, de modo de poder vendérselos a los minoristas a un valor inferior al que luego ellos lo deberán comercializar y cumplir los listados oficiales correspondientes a la canasta.

Sin embargo, los comercios de proximidad acusan no solo que no encuentran los precios convenidos, sino que además hay mercadería de la que directamente no hay stock.

Esta problemática se había dado ya el año pasado, cuando el Gobierno había intentado por primera vez un mecanismo de este tipo. Pero por aquel entonces los mayoristas no se habían mostrado del todo abiertos a esta posibilidad, por lo que todo quedó en la nada.