San Albano: “Viene bien un cambio de aire en los entrenadores”

Así lo aseguró el medio scrum Bruno Bravo, tras la llegada del nuevo head coach Diego Bongiovano.

San Albano cerró su año en la Primera A con una modificación en el equipo técnico. “Viene bien un cambio de aire con los entrenadores”, destacó su back Bruno Bravo, luego de que el head coach Diego Bongiovano se sumara al equipo, junto a su preparador físico Eduardo Tejera.

Los de Corimayo concluyeron una temporada irregular en la segunda división de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) con 58 unidades, y el entrenador Nicolás Lualdi dejó de estar al mando del primer equipo de cara al campeonato de 2020.

La verdad que nos viene bien un cambio de aire con los entrenadores, más que nada para el plantel y para los jugadores. Vino un preparador físico también, que está muy capacitado. Buscaremos sacarle provecho y renovar los ánimos del equipo luego de una difícil temporada”, evaluó Bravo, en diálogo con Info Región.

En ese marco, sostuvo que -de cara a la pretemporada que arrancará el 20 de enero- intentarán “darle mucho enfoque en lo físico, aprovechando el nuevo preparador, y además pulir detalles del sistema de juego, para no solo dar un plus en lo físico, sino también en lo mental”.

El balance

“Fue un año bastante irregular, arrancamos bien y después entramos en un pozo de partidos ganados y perdidos. Después de la derrota con Lomas, bajamos un poco el nivel. Aún así cumplimos el objetivo, nos mantuvimos en la categoría y creo que tenemos que seguir por este camino”, analizó Bravo.

San Albano terminó la competencia en la octava división, producto de un empate, 12 victorias y 13 derrotas. “En un plantel chico perdés dos o tres jugadores y te cambia bastante el equipo, las lesiones fueron lo que más nos influyó también en la cuestión anímica”, consideró.

Dentro de esa línea, destacó que si bien cuando arrancó el torneo esperaban “llegar lo más alto posible”, admitió que eran “realistas y el equipo sabía que debía mejorar el juego, para poder avanzar y progresar”. De todas maneras, celebró que al concluir el año terminaron “jugando un muy buen rugby”.

Lo personal

A comienzos de la Primera A, Bravo se posicionaba de apertura, pero a medida que avanzó el campeonato se estableció como medio scrum en la fila de backs. “Fue un año muy positivo, de un montón de experiencias que sirvieron y sirven siempre para progresar”, manifestó.

Individualmente tanto como grupal, queremos mejorar el tema de la concentración, poder mejorar como jugadores y crecer. Todos los años están para crecer un poco más, tomaremos provecho de los nuevos entrenadores y creceremos de esa manera”, sentenció, ya de cara a los nuevos objetivos que se le avecinan.

Previo Primera Nacional: Temperley apunta a reforzar el ataque
Siguiente En la UCR de Lanús advierten sobre los “riesgos” de dividir Juntos por el Cambio